Agua

¿CAPEX u OPEX? ¿Y si hablamos de TOTEX?

Este post fue publicado originalmente en el blog global de Schneider Electric por Elias Panasuik, responsable de EcoStruxure Power and Process a nivel internacional 

«Cada evolución requiere una mentalidad diferente y la voluntad de pensar distinto» 

¿Es hora de volver a replantearse los conceptos básicos?

Estamos inmersos en tiempos muy difíciles. Las realidades de un mundo posterior a la COVID siguen siendo inciertas. Las presiones son acuciantes para reducir los costes de capital, los costes operativos y el consumo de energía, además de cumplir los objetivos de sostenibilidad ambiental, y todo ello con menos recursos y personal. 

Pero, ¿y si de lo que se trata ahora es de adoptar otro modelo de pensamiento? Es el momento oportuno para redefinir cómo abordamos las inversiones para los gastos de capital y operativos. 

Una era de cambio: ¿ha llegado el momento del TOTEX?

El primer modelo de pensamiento distinto es adoptar una perspectiva de gasto total (TOTEX): gastar dinero para lograr resultados independientemente de los gastos CAPEX u OPEX.  Un euro es siempre un euro, no importa cuándo lo gastes. Por tanto, elige dónde puede reportarte la mejor rentabilidad. 

Históricamente, el enfoque ha sido pensar en los gastos de capital (CAPEX) y operativos (OPEX) como parámetros separados, sin vincularlos necesariamente en una visión conjunta del gasto total (TOTEX) durante el ciclo de vida.  El enfoque TOTEX (gasto de capital + gastos operativos) tiene en cuenta el coste total de los gastos durante el ciclo de vida de la planta a largo plazo. Es decir, una oportunidad puede parecer relativamente costosa en términos de CAPEX, pero examinada bajo el enfoque TOTEX, puede presentar beneficios económicos tangibles con un período de amortización atractivo.  Invertir un euro más de CAPEX puede proporcionar diez veces más beneficios durante el ciclo de vida de la planta. 

«Lo importante aquí es el coste del activo durante todo su ciclo de vida, no solo el desembolso inicial».

Adoptar un enfoque TOTEX se centra en el euro necesario, no si se imputa como gasto de capital u operativo.  Estas líneas pueden desdibujarse cuando se aborda una reforma, un cambio importante o un mantenimiento periódico significativo. Se puede sustituir un componente importante del equipo y computarse como CAPEX para que pueda capitalizarse, contabilizarse como un activo, y seguidamente su valor se ve depreciado con el paso del tiempo. No es tan sencillo como decidirse por uno o por otro. 

En segundo lugar, un enfoque TOTEX nos obliga a pensar con más perspectiva de conjunto. Por ejemplo, cuando se piensa en las distintas fases del ciclo de vida de un equipo, el personal responsable del diseño de la fuente de energía eléctrica y del proceso, por lo general solo se encarga de trabajar en sus dominios específicos y de intervenir en la fase del ciclo de vida pertinente a su campo de actividad. Raramente quienes diseñan la planta piensan en el funcionamiento y el mantenimiento de la planta (por ejemplo, cuestiones tan simples como la ubicación del equipo durante el diseño pueden plantear dificultades posteriores para el personal de mantenimiento por lo limitado del espacio de trabajo). 

Cuestionar los postulados tradicionales, cambiar los supuestos básicos de diseño y usar diferentes herramientas permite a los ingenieros y equipos de activos poner todas las cartas sobre la mesa, antes de tiempo, para, ya no tomar decisiones de inversión a corto plazo, sino apuntar a objetivos de rendimiento a largo plazo.  Se pueden tomar decisiones más informadas que garanticen que la tecnología suministrada sea más económica que las usadas en el pasado.  Este enfoque también evita escuchar cosas del tipo «Ese no es mi problema, ya nos preocuparemos cuando las plantas estén en marcha«. 

Optimiza TOTEX mediante un enfoque combinado basado en la información de los procesos y la energía eléctrica

Un requisito fundamental de la gestión de TOTEX es que las decisiones se deben tomar basándose en medidas cuantitativas para optimizar el coste total de propiedad. Antes de cualquier iniciativa de reducción conforme a TOTEX, se deben adquirir datos fiables, precisos y actuales. Y un enfoque para alcanzar este nivel de datos precisos es integrar la información de los procesos y la energía eléctrica desde la fase de diseño hasta las fases de funcionamiento y evolución. Esta integración permite conocer mejor los límites para los aspectos eléctricos y de los procesos, favorece la colaboración para explorar oportunidades de ahorro energético y tomar decisiones para la eficiencia energética, además de un diagnóstico más rápido de anomalías y desconexiones de seguridad. Explora más sobre el enfoque de Schneider Electric para esta integración en este documento de referencia «Eight Strategies to Drive Enterprise Profitability through Integrated Power Management and Process Automation» (Ocho estrategias para impulsar la rentabilidad empresarial mediante la gestión integrada de la energía y la automatización de procesos). 

«Cambio de rumbo: desde la experiencia y la intuición hacia los datos y el análisis». 

En un enfoque TOTEX es importante establecer una referencia precisa que permita identificar por qué es importante la precisión de la información del diseño desde la fase CAPEX, ya que nos permite cambiar del modelo de «experiencia e intuición» hacia otro de «datos y análisis». 

Una medida crítica es el consumo de energía, por su importante impacto económico. Sin embargo, se debe contextualizar en el rendimiento de producción. Por ejemplo, si una bomba está consumiendo más corriente, ¿se debe a que está más tiempo en marcha por el aumento de la demanda de producción o porque la bomba está empezando a fallar? ¿El rotor de la bomba está bajo más presión, lo que provoca que el motor trabaje con mayor dificultad? Hasta ahora, esto ha resultado difícil en plantas de operaciones dinámicas, sin embargo, los avances tecnológicos ya permiten ver todo en contexto. 

La toma de decisiones basada en datos se caracteriza no solo por la recopilación de datos, sino también por cómo se realiza este proceso y si los datos se usan para tomar decisiones cruciales. Con el ejemplo de la bomba, ¿cómo decidimos si comprar una bomba de gama más alta que requiera menos mantenimiento general durante la asignación de los gastos CAPEX, o bien si optamos por una bomba más barata que requiera más mantenimiento durante su vida útil? ¿Cuándo es el mejor momento para llevar a cabo el mantenimiento? Cuando se combina, ¿Qué opción ofrece el mejor TOTEX? 

El uso de los datos de rendimiento de los equipos también se traduce en ventajas estratégicas a largo plazo. Con el tiempo, se crea una imagen del equipo en diferentes condiciones de funcionamiento que puede servir para optimizar su rendimiento. Puedes utilizar la misma imagen para determinar «qué aspecto tiene», saber cómo utilizar y mantener el equipo para obtener un rendimiento óptimo. Con el ejemplo de bomba, si el rendimiento empieza a desviarse o deteriorarse, las alertas tempranas evitarán costosos fallos. 

La colaboración y la comunicación transparentes son fundamentales.  

La capacidad de una organización para planificar el valor está respaldada (o perjudicada) por cómo se coordinan los recursos humanos, los procesos y la tecnología. Por ejemplo, una mejor coordinación de los equipos de energía eléctrica y automatización de procesos proporciona mejores resultados generales. Y el equipo de finanzas también debe participar. Conforme al modelo tradicional, el equipo de finanzas se centra en los centros de costes, los centros de beneficios, las pérdidas y ganancias, pero, por otro lado, a los gestores de activos, el gestor de fiabilidad, el director de operaciones y los responsables de mantenimiento les preocupan los costes atribuidos a un activo o grupo de activos, unidad de proceso o lugar del evento.  Se requiere alineación y colaboración entre los departamentos de las organizaciones. 

En resumen

Si bien un enfoque TOTEX puede ser relativamente nuevo para algunos, ya se ha adoptado en industrias reguladas que dependen en gran medida de los activos de infraestructura, como la industria del agua. El cambio a la regulación basada en TOTEX está motivado por el deseo de favorecer resultados basados en consecuencias económicas integrales. Estas decisiones ya no se clasifican como atribuibles a gastos CAPEX ni OPEX, sino que se basan en el valor de la inversión a largo plazo. Un enfoque TOTEX aumenta la flexibilidad de la toma de decisiones y proporciona mayor libertad para apostar por la innovación con una mejor colaboración de los equipos de finanzas, ingeniería, operaciones y mantenimiento para alcanzar el valor total durante el ciclo de vida. 


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)