Cultura Schneider Electric

El empoderamiento de la mujer como factor del cambio

En Schneider Electric creemos que las grandes personas son las que hacen una gran empresa. Esta creencia impulsa nuestro firme compromiso con la inclusión y la igualdad y nuestro objetivo de convertirnos en una empresa socialmente responsable como referencia mundial. Todos nuestros empleados deben sentir que encajan y que son especialmente valorados.

Creemos que la diversidad y la inclusión generan innovación, creatividad, compromiso, colaboración y un alto rendimiento. Todos ellos ingredientes necesarios para crear un lugar de trabajo exitoso en un mundo cada vez más competitivo y complejo.

Nuestro compromiso con la igualdad de género

En el pasado mes de marzo, para conmemorar el Mes de la Historia de la Mujer y el Día Internacional de las Mujeres, hemos demostrado nuestro progreso hacia nuestros objetivos de inclusión anunciando que el 100% de nuestros presidentes/as de países, en todos los mercados con 10 empleados o más, han apoyado los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres de la ONU. Somos la primera compañía multinacional en lograr este compromiso unánime por parte de todos nuestros líderes de país. Bajo estos principios, seguiremos persiguiendo la igualdad de género en el trabajo, a la vez que promovemos su empoderamiento en los mercados en los que operamos.

En este artículo, me gustaría presentar diversas historias de mujeres que trabajan para Schneider Electric en todo el mundo. La primera es la de Susan Uthayakumar de Canadá.

En Schneider Electric siempre hemos estado convencidos de que un equipo diverso y equilibrado a nivel de género rinde mejor que otro homogéneo. No me sorprende pues que un informe de McKinsey & Company muestre una clara correlación entre la diversidad de género y el rendimiento de las empresas.

En Schneider Electric, perseguimos nuestro compromiso con la igualdad de género en todo el mundo de tres formas distintas.

Primero, promovemos la igualdad de género en todos los niveles de nuestra compañía

Cuando empezamos a construir una compañía más igualitaria a nivel de género hace 15 años, las mujeres en Schneider Electric solo representaban el 3% de nuestros 1.000 directivos. No éramos la única compañía tecnológica que se enfrentaba a este reto. Nuestro negocio en particular, en el cruce entre la energía y la automatización, históricamente no ha atraído a muchas mujeres. En los sectores industriales a los que servimos, si seguimos a este ritmo, se espera que la brecha de género en el puesto de trabajo tarde más de 100 años en cerrarse (The global gender gap report del Foro Económico Mundial). Para nosotros esto es inaceptable y, por eso, estamos pasando a la acción.

Durante los últimos 15 años, hemos hecho grandes avances. Ahora, las mujeres representan más del 20% de nuestros directivos a nivel global y nos hemos fijado la meta de alcanzar, como mínimo, el 30% en 2020. A finales de 2018, casi el 40% de nuestras nuevas contrataciones fueron mujeres. Desde este año, el 46% de nuestros miembros del consejo directivo son mujeres y tres de nuestros cinco principales P&L están liderados por mujeres miembros de nuestro comité ejecutivo. Continuamos avanzando en el desarrollo profesional de las mujeres a lo largo de todo su ciclo de vida profesional para garantizar que empoderamos y promovemos al mejor talento femenino a los niveles más altos de nuestra organización.

Como motivación extra, queremos mirar más allá de nuestra compañía. Colaboramos y nos comparamos con otras compañías en objetivos comunes y puntos de referencia. También alineamos nuestras prioridades de negocio con estándares compartidos, como los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, y nos comprometemos con la Campaña HeForShe, para acelerar nuestro progreso.

Como parte de nuestros compromisos HeForShe, hemos implementado un proceso de control de la brecha salarial a nivel mundial para garantizar que se pague lo mismo por el mismo trabajo. Este marco de pago igualitario cubrió el 92% de nuestros empleados en 2018 y tenemos previsto cubrir el 95% en 2019. Hace un año, también implementamos nuestra política Global de Conciliación Laboral y los principios de Trabajo Flexible, que proporcionan una baja por paternidad y maternidad, cuidado y luto completamente pagada a nuestros empleados, independientemente de su género, para alinearse con su circunstancias personales y laborales particulares además de ampliar los días establecidos por la ley. Es importante destacar que en España éste es un derecho que se da por sabido, pero en muchos otros países no existe la ley a nivel estatal que lo garantice por lo que hacerlo a nivel empresarial es un gran avance. Nuestro objetivo es aplicar estos principios en el 100% de nuestros empleados en 2020.

Construir una cultura más allá de los números

La igualdad de género no se reduce a incrementar el número de mujeres en nuestra plantilla. También es cuestión de crear un entorno de trabajo en el que todo el mundo se sienta incluido. Sabemos que una cultura que empodera es un elemento fundamental para atraer y retener a todo el mundo, incluidas las mujeres. Nuestro compromiso es cambiar de verdad la situación actual en lo que respecta a la diversidad y la inclusión, para que las mujeres de nuestra plantilla puedan continuar liderando y contribuyendo a hacer avanzar la industria.

Crear un entorno más diverso, en el que todo el mundo disfrute colaborando no es algo que anunciar, es algo que construir. En Schneider Electric, nuestros empleados participan en programas de formación de sesgos ocultos, que crean conciencia de nuestros prejuicios inconscientes y educan a los empleados sobre cómo ser más inclusivos. Queremos construir una comunidad en la que todos entendamos nuestras diferencias, nos apoyemos y sintamos que encajamos.

Gracias a nuestros esfuerzos internos para promover la diversidad de género, hemos sido reconocidos por Equileap, Bloomberg y, más recientemente, Catalyst, por nuestro liderazgo en igualdad de género e inclusión. Estos reconocimientos suponen una importante validación de nuestra estrategia global. Pero el cambio interno es solo una parte de la ecuación.

Nuestra segunda estrategia es acelerar la igualdad de género y el acceso a la energía a nivel global

Las mujeres son miembros clave de nuestra sociedad. Sin embargo, en todo el mundo, mujeres y niñas siguen enfrentándose a la discriminación. Este sesgo las priva de sus derechos básicos a la seguridad, la autonomía y el empleo y les impide acceder a oportunidades que pueden mejorar su calidad de vida y su bienestar.

Proporcionar oportunidad y acceso a la energía a todo el mundo y en todas partes forma parte de nuestra misión. Para lograr este objetivo, formamos a mujeres en electricidad y gestión de la energía en muchos países como parte de nuestro programa de Acceso a la Energía. Por ejemplo:

  • En Ghana, colaboramos con Village Exchange Ghana para formar a mujeres mediante el Lady Volta Vocational Center. Les proporcionamos capacidades técnicas que permiten a las mujeres del programa convertirse en electricistas cualificadas.
  • En Brasil, proporcionamos apoyo empresarial y formación a mujeres para convertirse en electricistas y empezar sus propios negocios.
  • En Egipto, trabajamos para integrar a las mujeres en el lugar de trabajo a través de nuestro programa Female Technician Hiring.

Nuestros esfuerzos no acaban con la formación laboral. También proporcionamos tecnologías limpias, como luces solares, microgrids y minigrids y otras soluciones de energía doméstica a familias de toda África y Asia. Esta actividad de desarrollo sostenible proporciona claros resultados. Las mujeres son stakeholders clave de sus comunidades en lo que a energía se refiere. Ellas también pueden mejorar mucho su calidad de vida, incluyendo el acceso a la educación, más oportunidades económicas y mejoras en la salud. Nuestras inversiones en estas regiones también proporcionan beneficios financieros, dan como resultado el desarrollo de negocios e infraestructuras y ayudan a abordar la pobreza.

Tercero, creemos que todas las compañías deberían movilizarse cuando se trata de inclusión

Como miembro de la junta del Pacto Mundial de Naciones Unidas, sé que la comunidad empresarial puede pasar a la acción de forma colectiva para mejorar la inclusión y proporcionar mayores oportunidades de educación, economía y progreso para las mujeres en todo el mundo. Una forma fácil de empezar es un compromiso HeForShe como el nuestro.

En Schneider Electric tan sólo acabamos de empezar el viaje hacia una mayor igualdad, no nos conformamos con quedarnos dónde estamos. Sabemos que nuestra compañía es mucho más fuerte y un lugar de trabajo mucho más placentero porque somos más diversos e inclusivos. Somos una mezcla de géneros y nacionalidades, aprendiendo unos de otros y abrazando las diferencias.

Podemos avanzar juntos. Tenemos que retarnos a nosotros mismos para convertirnos en catalizadores de la igualdad de género y exigir un mundo más equilibrado y diverso.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)