Cultura Schneider Electric

Let’s Go Engineering: éxito rotundo en su primer año

Futuro, innovación, ingeniería, educación, valores…estas son solo algunas ideas que los empleados voluntarios de Schneider Electric han compartido con cerca de 500 alumnos de 6 escuelas de Barcelona, Madrid, Valencia y Bilbao en la primera edición de Let’s Go Engineering.

Durante los 9 meses, las niñas y niños han explorado los tres ejes del programa: romper estereotipos, despertar interés por la ingeniería y el desarrollo del proyecto final. Por el camino, mediante juegos y actividades lúdico-educativas, han descubierto mujeres inventoras de la historia, han comprendido cómo funciona la logística de un pedido en el centro logístico de Schneider Electric, han participado en una gymkhana sobre eficiencia energética y han aprendido a programar de forma básica a través de Scratch, entre otras muchas actividades.

Alumnos del centro Escola Grèvol de Barcelona

Alumnos del centro Escola Grèvol de Barcelona.

Derroche de creatividad en el proyecto final

En el mes de junio, los alumnos por grupos han presentado su proyecto: la construcción de un instrumento musical con material reciclado junto a la sintonía que aprendieron a programar de forma básica. En las sesiones se pudieron ver baterías, guitarras, violines, saxofones, pianos… y se llegó a sentir la emoción y orgullo de los alumnos/as, profesores del centro y equipo de voluntarios.

Alumnos de los centros Escola Grèvol de Barcelona, Colegio SEK Ciudad del Campo de Madrid y Colegio Kukullaga de Bilbao.

Una vez finalizadas las presentaciones, los alumnos respondieron un breve cuestionario diseñado por ICE- UPC (Universidad Politécnica de Catalunya), el cual nos ha permitido medir el impacto del programa y proponer mejoras para futuras ediciones.

Como obsequio por la actitud y participación, los alumnos recibieron un diploma acreditando su trabajo durante el curso y un interruptor de luz sellado con el nombre de “Let’s Go Engineering” para “dar luz” a su habitación y recordar siempre la experiencia.

¡No podemos estar más entusiasmados! Un programa que nació como prueba piloto en un par de centros por iniciativa de unos pocos empleados voluntarios, se ha convertido en un motor de innovación y valores en el que, además de implicar a los alumnos, se involucra a la escuela, familias, AMPA, profesorado, universidad y empresa.

Y aunque la I edición haya finalizado y eso nos dé algo de pena, ya estamos manos a la obra en la preparación del próximo año 2019/2020. Los resultados no han podido dejarnos un mejor sabor de boca para continuar con nuestro objetivo de romper estereotipos de género en edades tempranas y fomentar el interés por la ingeniería. 

 

 

 

 


One Response

Leave a Reply

  • (will not be published)