Data centers

Tres factores clave de la IoT y la resiliencia de la computación perimetral

Solo en 2017 se generaron más datos que durante los 5000 años previos combinados de la historia de la humanidad. Esta explosión de datos se debe en gran parte al fenómeno de la internet de las cosas (IoT), y está forzando a las empresas a mejorar su capacidad de obtener y analizar información pertinente para los negocios a partir de este vasto conjunto de datos con el fin de impulsar el crecimiento comercial. A medida que se conectan cada vez más dispositivos, tanto los centros de datos como los nodos perimetrales (un nodo perimetral puede ser un solo servidor, una compuerta de enlace u otro dispositivo con capacidades de cómputo que reúna y procese datos locales y esté conectado a una red más grande) necesitarán ser resilientes y proporcionar la infraestructura física fundamental que facilite el respaldo analítico y en tiempo real para tomar decisiones.

¿Cómo evolucionamos hasta este punto? En los últimos años, una ola de tendencias tecnológicas ha cambiado el diseño de centro de datos y las prácticas de operación, y ha permitido que surja un nuevo ámbito de procesamiento de datos: el entorno de la computación perimetral. Puesto que la tecnología nueva se construye sobre la base de la tecnología existente, un análisis sobre cómo llegamos hasta aquí ayuda a entender hacia dónde nos dirigimos. Este es un vistazo rápido a tres factores clave.

data center1. Modularidad y escalabilidad

La modularidad ofrece a los clientes más flexibilidad y una alternativa menos cara a la redundancia. Si se puede pensar en los «trozos» de energía, enfriamiento y cómputo como bloques de construcción, entonces se tiene un número casi infinito de posibilidades. El tamaño del bloque puede cambiarse o configurarse como N+1, 2N o N, en función de las necesidades y el presupuesto. Si un centro de datos cuenta con dos fuentes de alimentación, una, por ejemplo, puede hacerse redundante, mientras que la otra puede ser no redundante. La resiliencia se ha desplazado hacia el nivel del software, y la modularidad proporciona la base para un ajuste rápido y el ahorro de costos. La escalabilidad, prima cercana de la modularidad, actúa como protección contra la incertidumbre. La capacidad para sostener un crecimiento rápido requiere de infraestructuras escalables que faciliten altas velocidades de implementación.

2. Alta disponibilidad

La mentalidad de estar «siempre disponible» del centro de datos migrará ahora hacia los entornos perimetrales. El mantenimiento predictivo, los análisis y los nuevos niveles de entendimiento permiten a los centros de datos y a las partes interesadas del perímetro ser más adversos al riesgo y minimizar la infraestructura física requerida para admitir aplicaciones. Si, por ejemplo, una batería o componente dentro de una unidad de energía ininterrumpible (UPS) se reemplaza antes de fallar, no es necesario que se deban incorporar niveles múltiples de redundancia. Por lo tanto, las partes interesadas pueden generar ganancias por eficiencia en los gastos de capital en la etapa inicial. Un diseño ajustado también disminuye los gastos operativos a medida que madura el activo. No obstante, el gran cambio que se avecina está en el perímetro. Los entornos perimetrales tradicionales se caracterizan generalmente por un estado de baja disponibilidad. Eso está a punto de cambiar. La nueva resiliencia, basada en software y más asequible, sienta un pilar sólido para lograr mayor disponibilidad en el perímetro.

3. Simplificación de la gestión mediante la digitalización

La gestión de la infraestructura de los centros de datos (DCIM) está migrando de las instalaciones a la nube. Ahora, interfaces más simples y potentes permiten conexiones a múltiples nubes, lo que enriquece el conjunto de datos para mejorar la gestión de las operaciones de procesamiento de datos. Estos beneficios son relevantes para los nuevos activos distribuidos en el perímetro, en donde la intervención humana es limitada. La noción de actualizar el perímetro con tecnologías nuevas es como la de una nación en desarrollo que salta hacia una nueva tecnología sin haber experimentado la etapa previa (como un país que se salta la construcción de la infraestructura de telefonía fija y pasa directamente a los teléfonos móviles). En este caso, el perímetro aprovechará las tecnologías de digitalización para facilitar el enfoque de soporte remoto sin supervisión que no requiere de personal experto en el lugar.

Otras tendencias tecnológicas esenciales

Otras tendencias, como el almacenamiento de energía (en donde las baterías de iones de litio están reemplazando a las de plomo-ácido en varias UPS), el enfriamiento con líquidos, las arquitecturas tecnológicas más abiertas (como EcoStruxure IT y el Open Compute Project) y las colaboraciones tecnológicas más estrechas, abren las puertas a una mayor flexibilidad y costos más bajos para las organizaciones que están implementando centros de datos y para los entornos de computación perimetral.

Es un momento de cambio emocionante, tanto para los centros de datos como para los entornos perimetrales. Hemos pasado de centros de datos corporativos a compañías especializadas que construyen centros de datos de colocación a hiperescala. Ahora está emergiendo un segundo gran pilar, el entorno de computación perimetral. Ambos desempeñan un papel crítico en el soporte de la alta velocidad de los negocios globales.

Comprender cómo el perímetro está apoyando hoy la próxima evolución

Conozca más sobre cómo la computación perimetral puede responder a los requisitos críticos de disponibilidad descargando el informe técnico de Schneider Electric «¿Por qué la computación en la nube nos hace repensar la resiliencia en el perímetro?«, o mire este breve video sobre la resiliencia en los centros de datos


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)