Digitalización

Más conectividad, seguridad y análisis predictivo: el nuevo mantenimiento del centro de transformación

Llega el día del mantenimiento anual. Carlos y Alberto se dirigen al centro de transformación eléctrica, dispuestos a revisar celda por celda, transformador por transformador, con su libreta y boli en mano.

Carlos va dictando y Alberto toma nota, para ir de la manera más rápida posible y no perder los datos reales de los puntos calientes, que se enfrían al frenar el funcionamiento del centro de transformación. Algo indispensable para hacer la recogida de datos manual, y que a su vez significa que de por sí, los datos que recogen Carlos y Alberto no son 100% precisos.

Ya llevaban dos tercios del inventario hecho cuando Alberto se detiene y empieza a intentar garabatear en su libreta. Ante la mirada atónita de su compañero, le dice:

Espera, Carlos, que se me ha quedado sin tinta el boli.

Esta situación, que puede pasar a cualquier profesional al hacer mantenimiento, cambia por completo con la  instalación de pequeños sensores en celdas y transformadores.

Hacia el nuevo centro de transformación

Para comprender este cambio y lo que significa, nos enfocaremos primero en el centro de transformación. Todos los componentes de esta instalación, que se encarga de recibir la energía en media tensión y transformarla en baja tensión a través de celdas modulares.

Cada una de ellas realiza una función distinta, ya sea para operar la red o para proteger al transformador, que es el elemento principal del centro.

Tradicionalmente, la única manera de realizar mantenimiento era que operadores como Carlos y Alberto pidieran permiso previo para ir a hacer una revisión del transformador, que quedaba fuera de servicio durante ese periodo. Esto no solo afectaba al rendimiento habitual del edificio en cuestión, sino que también provocaba un enfriamiento gradual del equipo que instaba a estos trabajadores a recopilar los datos rápidamente (con libreta y bolígrafo) si querían detectar posibles sobrecalentamientos.

Transformación de la distribución eléctrica

Ahora bien, con la llegada de la digitalización a la distribución eléctrica, el proceso se ha transformado por completo: los objetos ahora están conectados unos con otros, con la finalidad de proporcionar datos, funcionar sin descanso y garantizar una mayor continuidad.

Todo ello ha aterrizado en nuestra gama de celdas conectadas SM6, que proporcionan información exacta sobre el estado de los equipos en tiempo real y de forma automática, 24/7.

Las celdas SM6 cuentan, además, con sensores de temperatura y condiciones medioambientales que funcionan de forma continua e inalámbrica. Se mantienen en servicio siempre y no existe la necesidad de utilizar instrumentos termográficos para analizar los datos, pues se puede realizar desde una aplicación instalada en el dispositivo móvil.

Así, operadores como Carlos y Alberto pueden leer los datos celda por celda y fase por fase, subirlos a la nube y, en definitiva, realizar un mantenimiento sencillo y sin riesgo.

Análisis predictivo

El análisis predictivo de los datos ya es una realidad

Actualmente, existen diferentes opciones de celdas SM6, para responder a las diferentes necesidades de conectividad de las empresas y organizaciones. La oferta estándar de SM6 es la Enable, con la cual es posible llevar a cabo una monitorización térmica por proximidad con sensores inalámbricos —alimentados por Easergy TH110— para proporcionar el estado de las conexiones de cable.

Mediante este producto conectado, es posible evitar tiempos de inactividad y detectar puntos calientes con mayor rapidez. De esta manera, se pueden tomar medidas preventivas con facilidad y con un menor coste.

Para aquellos que buscan niveles de conectividad superiores, existen más opciones, como el SM6 Enable Plus que, además de incluir los sensores de temperatura integran los sensores CL110 para medir las condiciones medioambientales. En esta ocasión, los algoritmos integrados analizan los datos de los interruptores automáticos y los sensores térmicos o ambientales para proporcionar el estado general de salud.

Esta monitorización proporciona alarmas y recomendaciones para avisar al usuario cuando se requiere mantenimiento.

Estas dos alternativas son, hoy día, un punto de partida básico para llevar al día la monitorización del centro de transformación y contar con datos fiables.

Una alternativa más avanzada: EcoStruxure Asset Advisor

El tercer y más avanzado escalón es el de EcoStruxure Asset Advisor, que integra todo lo anterior más nuestros servicios web de mantenimiento predictivo. Es decir, este servicio no solo advierte de un mal funcionamiento, sino que es capaz de analizar y medir la vida útil de la aparamenta, así como recomendar un cambio de equipo o mantenimiento.

Por lo tanto, nos encontramos ante un cambio de enfoque: estamos hablando sobre realizar análisis predictivos para proteger la distribución eléctrica, aumentar la seguridad y la continuidad operativa.

De esta forma, profesionales técnicos como Carlos y Alberto podrán disponer de los datos en tiempo real y obtener un histórico de todos los datos en cualquier momento. Solo necesitarán acercarse al centro de transformación y utilizar un SMD (Subestation Moniroting Device) para analizar los datos a través de una pantalla, y detectar el defecto o posible dato anómalo de la celda o el transformador. Y, mientras lo hacen, todo seguirá funcionando con total normalidad.

 

Tendencias de un futuro que ya está aquí

Los nuevos sensores, desarrollado en el ámbito IoT, son capaces de aportar información puntual de puntos calientes, como temperatura, humedad,  y una serie de variables ambientales que permiten tener una visión en detalle del estado del activo.

Esta información, sumada al conocimiento de fabricantes expertos, permite realizar un plan de mantenimiento estratégico, de forma efectiva y en tiempo real, para anticiparse a posibles problemas que puedan surgir por el envejecimiento de los equipos.  Actualmente, adquirir una aparamenta conectada es una inversión empresarial fácilmente amortizable con un buen retorno, que trae beneficios tan tangibles como son la reducción de los costes de mantenimiento, la mayor eficiencia operativa y la disminución de los tiempos de parada.

Así, gracias a las soluciones SM6 Enable Plus y EcoStruxure Asset Advisor, profesionales como Carlos y Alberto pueden mantener su actividad empresarial al mismo tiempo que se realiza el mantenimiento de sus equipos, de una forma fiable, precisa y que permite convertir los datos en información útil y anticiparse a los hechos, sin preocuparse de que surja cualquier imprevisto en la recogida manual de los datos.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)