Digitalización

El reto de la recuperación resiliente: desde Schneider Electric te ayudamos a volver mejor

Resulta difícil de creer que hace poco más de seis meses, el mundo ni siquiera conocía la existencia de la COVID-19. En el semestre siguiente, la pandemia provocó una importante pérdida de vidas, alteró radicalmente las circunstancias normales en casi todos los países, devastó industrias y expuso vulnerabilidades críticas, y causó el colapso de una economía mundial relativamente estable y próspera. Es probable que las consecuencias del virus y los estragos que ha causado tengan un eco durante años, si no décadas, en el futuro.

A medida que el mundo comienza, con precaución, a volver a una aparente normalidad, las empresas se encuentran en un punto de inflexión: ¿volver a cómo eran las cosas o usar las lecciones aprendidas del virus para redefinir una nueva normalidad?

La recuperación resiliente para un nuevo futuro

Como líderes en energía y sostenibilidad, y como asesores de confianza de miles de empresas, nosotros, junto con docenas de ONG y gobiernos de todo el mundo, creemos que debe haber un nuevo Business-as-Usual. La vida y el trabajo después de la COVID-19 será diferente, con nuevas demandas y expectativas junto con nuevos requisitos de flexibilidad, agilidad, responsabilidad, empatía, transparencia y propósito. Lo llamamos recuperación resiliente.

No obstante, el llamamiento a la recuperación resiliente plantea muchas preguntas a las organizaciones: ¿Cómo podemos reinventarnos? ¿Cómo podemos crecer de forma sostenible? ¿Cómo podemos ser más ágiles en nuestra actividad? ¿Cuál es el modelo de negocio adecuado para el éxito a largo plazo?

Digitalización

En este momento, existen soluciones y prácticas rentables que ayudan a la industria a avanzar hacia una mayor flexibilidad y fortaleza. Ahora sabemos que el mundo puede reaccionar rápidamente cuando es necesario dar respuesta a una crisis. La propia emergencia surgida durante la peor parte de la pandemia puede aprovecharse y aplicarse a otros ámbitos como por ejemplo el cambio climático, mediante la búsqueda de tres pilares clave de recuperación:

  • Continuidad de negocio y resiliencia
  • Descarbonización
  • Crecimiento innovador y digitalizado

Continuidad de negocio y resiliencia

 En los últimos meses hemos sido testigos de cómo puede afectar a la vida de las empresas un evento que impacte directamente en la actividad del negocio: puede ocurrir mucho más rápido y de forma mucho más perjudicial de lo que esperamos. A través del COVID-19, hemos visto que los sistemas humanos, empresariales y económicos son todos susceptibles de fallar, y que ignoramos estas vulnerabilidades bajo nuestra propia responsabilidad.

A modo de ejemplo:

  • Durante la primera semana de abril de 2020, 3.900 millones de personas en todo el mundo se encontraban confinadas, más de la mitad de la población mundial.
  • En Estados Unidos, el precio del barril de petróleo llegó a ser negativo por primera vez en la historia.
  • El sector de la aviación experimentó una disminución del 70% en el número de pasajeros a nivel mundial; se prevé que la aviación comercial pierda aproximadamente 314.000 millones de dólares este año.

En el futuro, será fundamental que las empresas analicen sus carencias y adopten medidas para corregirlas a fin de proteger a los negocios contra futuras disfunciones. Los análisis de riesgo se convierten en fundamentales. Esto va mucho más allá de asegurar las operaciones y proteger los puestos; se trata de un cambio sustancial de estrategia en la que se prevea la vulnerabilidad y la imprevisibilidad. Esto, a su vez, impulsará una mayor flexibilidad y resiliencia en las organizaciones, dejándolas más preparadas y aptas, independientemente de las circunstancias. Durante esta pandemia se ha observado que las empresas que actualmente tenían una estrategia de sostenibilidad y analizaban bien sus riesgos, están siendo mucho más ágiles y flexibles y sus acciones se han visto menos afectadas. Así mismo los fondos de inversión sostenibles han sobrepasado con creces a los que no los son.

Descarbonización total

También hemos visto cómo reaccionamos rápidamente cuando algo tan valioso, como la vida humana, está en juego. En cuestión de semanas, todos los países habían respondido rápidamente a la pandemia, uniéndose por el bien común.

La “pausa” provocada por la pandemia ha ofrecido a las empresas la oportunidad de adoptar y buscar rápidamente soluciones para superar otras crisis mundiales, entre las que destaca la emergencia climática. Ya se han puesto en marcha muchas iniciativas con este fin:

  • 155 empresas -con una capitalización de mercado total de más de 2,4 billones de dólares y con una plantilla de más de 5 millones de empleados- han firmado una declaración de la iniciativa Science Based Targets en la que se insta a los gobiernos de todo el mundo a alinear sus medidas de ayuda económica y de recuperación de COVID-19 con los últimos avances de la tecnología medioambiental.
  • Los ministros de 11 países, 79 eurodiputados interpartidarios de 17 Estados miembros, 37 directores generales, 28 asociaciones empresariales y otras instituciones han puesto en marcha la Alianza Europea para la Recuperación Verde comprometiéndose a abordar el cambio climático y la recuperación económica de forma simultánea. Hasta la fecha, se han comprometido 200.000 millones de euros para infraestructuras con bajas emisiones de carbono.
  • La IIGC, la AIGCC, Ceres y CDP, entre las principales inversiones ambientales respaldadas por billones de dólares de activos, lanzaron una carta abierta instando a los gobiernos a evitar respaldar proyectos arriesgados y con alto contenido de carbono como parte de sus planes de recuperación del coronavirus.
Compromiso con la sostenibilidad

Ya sea debido a cómo nos inspiraron los cielos despejados de las principales zonas urbanas durante el período de máxima cuarentena, a la reafirmación de que la energía limpia podría dar un impulso de 100 billones de dólares a la recuperación de la pandemia, o al estímulo económico vinculado a la reglamentación de la recuperación ecológica, es el momento de comprometerse con la descarbonización y un futuro energético limpio y eficiente.

Europa ha sido el primer continente con compromiso en neutralidad en carbono, y todas las iniciativas a la recuperación económica van a ser sostenibles y verdes.

Crecimiento innovador y digitalizado

Finalmente, la pandemia COVID-19 ha cambiado las percepciones mundiales sobre cómo vivimos y trabajamos, con el poder disruptivo de cambiarlo todo, desde qué y cómo consumimos hasta dónde y cómo nos conectamos. La innovación, la digitalización y el propósito han demostrado ser más esenciales que nunca en tiempos de incertidumbre. Las empresas comprometidas con sus empleados, clientes y comunidades han buscado soluciones creativas en medio de la crisis, convirtiendo el obstáculo en una oportunidad y superando a sus competidores.

Algunos ejemplos extraordinarios:

  • El CEO de Zoom Video Communications, Eric Yuan, declaró a principios de abril que la plataforma había visto un aumento de los participantes en las reuniones diarias de 10 millones a finales de diciembre de 2019 a más de 200 millones en marzo de 2020.
  • El 65% de los empleados británicos estaban trabajando a distancia durante el confinamiento. Casi la mitad (47%) nunca había trabajado a distancia antes de la crisis de COVID-19, y el 77% cree que ha gestionado bien el trabajo a distancia.
  • Los cálculos predicen que entre el 25 y el 30% de la población activa mundial trabajará en casa varios días a la semana a finales de 2021, y muchas otras prácticas de negocios, como los viajes de negocios, no volverán a los niveles anteriores a la crisis de COVID-19.

El 25 y el 30% de la población activa mundial trabajará en casa

Momento para reinventarnos 

Pero las carencias en nuestro sistema también han sido expuestas. Nos hemos dado cuenta de que no todas las personas o empresas tienen las herramientas digitales que necesitan para tener éxito. Hemos visto que nuestra economía sigue siendo fundamentalmente dependiente del modelo de productos de rápido consumo para su crecimiento. Hemos experimentado que demasiados de nuestros sistemas fundamentales siguen dependiendo de procesos débiles, y de nuestras cadenas de suministro.

El éxito de la recuperación de la COVID-19 pondrá a prueba nuestra creatividad y resolución, pero no existe un momento más crítico para utilizar nuestro ingenio y nuestros recursos para reinventar la forma en que podemos desarrollar nuestra actividad.

Nuestro compromiso contigo

Nos enfrentamos a muchos cambios en los próximos meses y años. Hay un enorme reto para que actuemos rápidamente con el fin de reactivar la economía mundial. Y sería una pérdida significativa para nosotros no utilizar las lecciones que hemos aprendido de la pandemia para crear una mejor ‘nueva’ normalidad.

Para lo que queda del año 2020, estamos comprometidos mediante nuestros líderes de opinión con la recuperación resiliente. Desarrollaremos una guía inspiradora, práctica y consciente de los costes de la energía y la sostenibilidad, centrada en la redefinición de los modelos de negocio y en la mejora de la continuidad. Nuestro objetivo es ayudarte a construir un negocio con capacidad de respuesta, flexible y orientado a un objetivo que pueda aprovechar la COVID-19 para preparar a la empresa ante futuros contratiempos.

Esperamos que nos acompañes. Guarda en favoritos nuestro kit de herramientas de recuperación rápida o inscríbete en nuestro boletín semanal de contenidos para recibir las últimas novedades.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)