Gestión de edificios

La certificación necesaria para retomar actividades: Un reto en la industria hotelera.

La industria turística,y en especial en la hotelera, se enfrentan a un reto importante para satisfacer las necesidades de sus ocupantes y garantizar condiciones de seguridad durante su estancia.  Ante ello una de las iniciativas que ha surgido es una certificación que pueda dar visibilidad a su clientela para tener mayor confianza en el uso de estas instalaciones.

Una de las iniciativas que se ha creado recientemente una certificación para avalar que las instalaciones de los hoteles son seguras.

Esta certificación ha sido impulsada en los diferentes países por las asociaciones hoteleras. Esto se ha logrado en colaboración con la organización mundial del turismo y la organización mundial de la salud.

Está enfocada a la evaluación de condiciones en las instalaciones, así como la creación y seguimiento de procedimientos que puedan brindar a los ocupantes condiciones de mayor seguridad en el destino, hotel, restaurante o actividad de recreativa que se certifique.

Los principales requerimientos para evaluar en la obtención de la certificación

En términos de las instalaciones:

  • Tener a disposición de los clientes desinfectante, gel antibacterial y otros productos certificados en distintas partes del hotel.
  • Nebulización mensual de todos los espacios.
  • Limpieza en los sectores de uso común, por donde sea que transite el público de manera constante.
  • Mantener las normas de limpieza al día incluyendo las zonas que, obligatoriamente, son de uso múltiple. Esto implica a los ascensores, máquinas de bebidas, pantallas, etc.
  • En el lobby, mostrador o cualquier otra mesa perteneciente al hotel, remover todo tipo de productos que puedan ser tocados por distintos clientes.
  • Contar con los aires acondicionados en buen estado y con el modo «aire fresco» activado.
  • Evitar la publicidad en papel u otros materiales similares dentro del hotel.
  • Exigir mascarillas a todos los trabajadores y clientela dentro del recinto.
  • La comida debe servirse con todas las precauciones sanitarias actuales.
  • Aceptar de manera obligatoria el pago por tarjetas.

En términos de los procesos que debe seguir el personal:

  • Evitar en lo posible no tocarse la cara.
  • En caso de estar con problemas de salud, no asistir al trabajo.
  • Al momento de toser o estornudar, cubrirse con un pañuelo y luego tirarlo a la basura.
  • Lavarse las manos a menudo con agua y jabón. También será aceptado el líquido desinfectante con un 60% de alcohol.

Lo más importante es proporcionar a los empleados y clientes condiciones de seguridad que puedan ayudar a que ellos se sientan en un ambiente seguro y que, una vez que las regulaciones locales lo permitan, se pueda reactivar el mercado en condiciones confiables.

La oferta de productos de Schneider Electric puede ser de ayuda para que en este sector se implementen de una manera más sencilla, escalable y confiable las condiciones que se buscan en la “nueva normalidad”, y que en su caso sea además una inversión a futuro en torno al confort y alta calidad de sus instalaciones. Ejemplo de ello son nuestras soluciones de EcoStruxure Building que puedes conocer aquí.


One Response

Leave a Reply

  • (will not be published)