Gestión de edificios

Edificios eficientes se traducen en una mejor atención al paciente

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en el blog global de Schneider Electric por Brad Tingwald.

Ya sea que trabaje para un extenso hospital urbano o una pequeña clínica de vecindario, se enfrenta a los mismos desafíos de los edificios: altos costos de mantenimiento, aumento de los precios de la energía e infraestructura obsoleta. Esto afecta el resultado final, pero también afecta la calidad de la atención al paciente. Lograr un equilibrio entre los dos es particularmente desafiante en la atención médica, literalmente podría ser una cuestión de vida o muerte.

edificios eficientes se traducen en una mejor atención al paciente

Muchos grandes proveedores de atención médica, ahora tienen docenas o incluso cientos de sitios remotos, en su mayoría obtenidos en los últimos cinco a 10 años. Rara vez son estos edificios nuevos y modernos, normalmente son el resultado de adquisiciones, fusiones o la compra de edificios existentes. La infraestructura de envejecimiento a menudo viene con estas adiciones y eso significa, que hereda los sistemas y controles de construcción existentes.

También estamos viendo una tendencia en la que los servicios se están alejando del hospital a lugares más pequeños.

Como centros de cirugía ambulatoria y clínicas de farmacias minoristas. Estas son buenas noticias desde el punto de vista de la accesibilidad, pero los proveedores minoristas de atención médica, enfrentan los mismos desafíos de equilibrar la salud del paciente con la salud financiera. (Vea nuestro video sobre Gestión inteligente de la energía en establecimientos minoristas de atención médica).

Aumentando la eficiencia

Ya sea que se vinculen múltiples redes de atención médica o se ajuste el tamaño de una instalación más pequeña, existe la necesidad de aumentar la eficiencia operativa, tanto para la atención al paciente como para el resultado final.

Sin una infraestructura inteligente, sin embargo, un gran porcentaje del presupuesto de un hospital se desperdicia en iluminación, calefacción, refrigeración, ventilación y otros sistemas de construcción ineficientes. Se estima que la falta de gestión energética, puede costar a los grandes proveedores de atención médica, millones de dólares por año. Y para proveedores más pequeños, cada centavo cuenta.

También está el costo de los cortes de energía. Tenga en cuenta que cuando un hospital de 200 camas experimenta un corte de energía y su generador de respaldo falla, le cuesta al hospital $ 1 millón. Para un hospital de 500 camas, ese número salta a la exorbitante suma de $ 5 millones.

La prestación de atención crítica a los pacientes también depende de la energía ininterrumpida en salas de operaciones, departamentos de emergencia y unidades de cuidados intensivos. La energía segura, no es «agradable de tener» en un entorno de atención médica; es obligatoria: la vida de las personas depende de ello.

Debido a que la energía segura e ininterrumpida es obligatoria, la eficiencia energética es una consideración importante cuando se busca aumentar la eficiencia operativa. En promedio, el 75% del consumo de energía de un hospital proviene de la iluminación, calefacción, refrigeración y ventilación, así como del agua caliente.

La construcción de sistemas de gestión energética, puede mejorar la eficiencia energética a través de medidas tales como:

  • Unidades de velocidad variable integradas
  • Medición de potencia
  • Gestión de carga
  • Retrocomisionamiento y auditorías
  • Monitoreo de gases de efecto invernadero.

El objetivo de cualquier hospital o proveedor de atención médica minorista es proporcionar servicios de alta calidad y continuidad, de la atención a los pacientes. El poder no confiable puede tener serias consecuencias en la vida humana, pero también afecta negativamente las finanzas, las operaciones técnicas y la reputación del proveedor.

Los sistemas de gestión de edificios pueden ayudar a identificar oportunidades de ahorro sustancial de energía y costos.

La medición y el monitoreo brindan información crucial sobre el desempeño de los edificios, para ayudar a maximizar el tiempo de actividad y minimizar los costos.

Al hacer la inversión en una infraestructura tecnológica inteligente, las clínicas más pequeñas y los hospitales grandes, pueden abordar los desafíos de los altos costos de mantenimiento, el aumento de los precios de la energía y el envejecimiento de la infraestructura, y, quizás lo más importante, brindar una atención aún mejor a los pacientes.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)