Gestión de la energía

Consigue una energía más resiliente y reduce los riesgos con las Microgrid

Las incidencias climatológicas de mayor relevancia afectan especialmente al sector energético, dejando a edificios enteros sin energía en situaciones críticas. En este blog hablo sobre esta problemática centrándome en el caso de los Estados Unidos y cómo las Microgrids pueden ayudar a solventarla.

¿Por qué las microgrids se han convertido en un tema candente al hablar del impacto de los desastres naturales y de sus posibles soluciones, especialmente en los Estados Unidos? En una sociedad cada vez más conectada, ha crecido rápidamente el impacto económico de la climatología extrema, y de los cortes eléctricos que provoca. La Asociación Nacional Atmosférica y Oceánica estima que 2017 fue el año más caro, con 16 desastres naturales que, en conjunto, costaron a los Estados Unidos más de 300 mil millones de dólares.

A medida que los gobiernos y los stakeholders luchan por responder a este impacto medioambiental y económico sin precedentes, cada vez más entidades apoyan las estrategias proactivas y las inversiones a favor de la resiliencia energética, en lugar del enfoque reactivo más habitual hasta la fecha. De hecho, la directora de asuntos gubernamentales del Instituto de Recursos Mundiales, Christina DeConcini, recientemente afirmó en The New York Times que el gobierno federal no se está adaptando a los riesgos planteados por el cambio climático, más bien lo contrario. Se está gastando demasiados recursos en reconstruir las regiones afectadas por climatologías extremas en lugar de desarrollar una estrategia proactiva, en favor de la resistencia contra los desastres.

Las microgrids han demostrado ser una opción viable para fortalecer la red eléctrica y servir a las comunidades cuando ocurren desastres naturales. Basadas en el IoT, las microgrids pueden, sobre todo, ayudar a aquellas comunidades en las que falta – o no hay – infraestructura, permitiendo la creación de redes eléctricas a medida, en función de las necesidades de la comunidad. Y, para economías como la de Estados Unidos – donde la infraestructura existe, pero es antigua – las nuevas tecnologías conectadas con las microgrids pueden transformar las infraestructuras obsoletas en redes eléctricas resistentes, que ofrecen un acceso fiable a la energía, incluso con climas extremos. Además, como la mayoría de las microgrids modernas incorporan el uso de energías renovables y mejoran la flexibilidad, proporcionan valor tanto a los clientes como a la red, proporcionando una energía limpia a bajo coste.  

Al crear un sistema de energía resistente, fiable, sostenible, predecible y digital, eliminamos las barreras de nuestros sistemas críticos y permitimos que nuestros negocios y comunidades alcancen su pleno potencial. No podemos permitirnos evitar la adopción de las microgrids, ya que supone fortalecer nuestro futuro en este nuevo panorama energético.

El futuro del sector eléctrico

Históricamente, la resiliencia de la energía se ha logrado a través de la eficiencia, la diversidad y la redundancia. Si bien es efectivo, este enfoque puede ser altamente intrusivo e intensivo en capital. La red es incapaz de seguir el ritmo de las demandas actuales debido a las infraestructuras eléctricas envejecidas, a las presiones de la economía global y a las nuevas tecnologías. Sin embardo, gracias a las plataformas de software conectadas a la nube, a las analíticas y al control descentralizado, podemos llevar a cabo actualizaciones mínimamente invasivas en la infraestructura, que ayudarán a los sistemas a operar mejor. La inteligencia es lo que está impulsando ahora la resistencia y es imperativo que fortalezcamos nuestra infraestructura eléctrica, para prepararnos para futuros desastres naturales y cortes de energía que nos pongan en peligro.    

A medida que aumenta la visibilidad de las ventajas de las microgrids para complementar la infraestructura eléctrica, es lógico plantearse cómo implementarlas y pagarlas. El modelo de negocio Energy as a Service (EaaS) está empoderando a los consumidores para adoptar las microgrids, ya que les permite resolver la resistencia energética, la sostenibilidad y los costes, adaptados a sus objetivos concretos y a sus presupuestos. 

Por ejemplo, las comunidades que necesitan actualizar de forma significativa su infraestructura eléctrica actual y, al mismo tiempo, configurar su sistema para integrar la energía renovable distribuida on-site, ahora pueden hacerlo sin problemas de presupuestos. Esto les permite ser más creativas y estratégicas a la hora de gestionar su energía. Además, la EaaS permite a los clientes transferir los riesgos técnicos, normativos y operacionales a otros actores más preparados para mitigarlos, sin renunciar a sus derechos de gestión. 

El camino hacia una mayor resiliencia de la energía requiere repensar la energía. El software, las analíticas y el control descentralizado de los equipos digitalizados ayuda a sacar el máximo partido de la infraestructura física que tenemos en nuestras instalaciones, logrando la resiliencia al mismo tiempo que minimizamos la redundancia. Modelos de negocio innovadores como el EaaS permiten aplicar ya esta tecnología. Las tendencias comentadas están cada vez más presentes en el sector energético como nuevas formas de generar, obtener y controlar la energía, aunque para su implementación siempre se tendrá que analizar caso por caso cuáles son las necesidades del cliente y qué solución aplica mejor.

La CNBC investiga cómo la innovación digital está cambiando las industrias al disrumpir los modelos operativos y de negocios existentes

Uso de Microgrids en Europa

A diferencia de los Estados Unidos, en Europa los cortes o la caída del suministro de la red debido a causas meteorológicas no son tan frecuentes porque existe una topología de red más robusta. El uso de las Microgrids viene principalmente motivado por la introducción de generación de energía renovable distribuida que no solo tiene a día de hoy un impacto ecológico, sino que también puede representar eficiencias en el consumo energético. En este sentido, también son clave todos los avances tecnológicos ligados al almacenamiento de energía que permiten gestionar la demanda con ventajas tanto para el consumidor como para el gestor de la red de distribución.

Para conocer historias reales sobre microgrids y cómo contribuyen a mejorar la resistencia, la independencia y la optimización de costes, puedes descargar nuestro informe gratuito “Microgrid Benefits and Example Projects”.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)