Gestión de la energía

Transicionando a la gestión activa de la energía

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en el blog global de Schneider Electric.

El panorama energético se está transformando. Por esta razón, las empresas con visión a futuro ya están trabajando arduamente en realizar los ajustes necesarios. Es importante considerar que, con el tiempo, toda organización tendrá que adaptarse a estas tendencias energéticas universales que están afectándonos a todos, principalmente la descarbonización, la descentralización y la digitalización.

diagrama del ciclo de la energía, desde su obtención hasta su utilización y generación

Estas tres tendencias definen el nuevo panorama energético

Pero también generan nuevas oportunidades. Quienes hacen uso de la energía tendrán más control que nunca sobre la forma en la que la compran y la utilizan. Eventualmente irán más allá del simple consumo y comenzarán a producirla también. Los avances en tecnologías de punto a punto y blockchain crearán un método abierto y eficiente para registrar el intercambio de energía en una nueva red de energía descentralizada.

Estamos hablando de avances importantes que además están sucediendo rápidamente. Para aprovechar al máximo las oportunidades que presenta este nuevo panorama energético, las empresas necesitan hacer un cambio fundamental para seguir el ritmo: Un cambio a la gestión activa de la energía. A continuación, explicaré qué es la gestión activa de la energía y qué pasos se deben tomar para transicionar.

Gestión activa de la energía 

La gestión activa de la energía es el proceso de integración de datos, programas y estrategias de suministro, demanda energética y sostenibilidad para lograr una mayor eficiencia y resultados máximos.

En pocas palabras, esto significa que el funcionario de adquisiciones, el gerente de operaciones y el director de sostenibilidad de una organización deben trabajar en conjunto para formar una estrategia cohesiva, compartir datos e implementar iniciativas conjuntas.

Me parece sorprendente que una tendencia y alineación de este tipo no sea universal aún. Nuestra reciente encuesta interna a clientes realizada en el Energy & Sustainability Perspectives Summit reveló que el 55% de la falta de alineación organizacional es el factor principal que impide alcanzar los objetivos de energía y sostenibilidad. La gestión activa de la energía es el primer o el próximo paso para las organizaciones en esta posición.

La gestión activa de la energía integra la toma de decisiones sobre energía y sostenibilidad, proporcionando una visión holística de los datos y recursos necesarios para reducir el consumo, impulsar la innovación y maximizar los ahorros.

¿Cómo se logra? ¿Cómo puede una organización comenzar a realizar el cambio a la gestión activa de la energía? Por aquí debes empezar.

3 pasos para comenzar la gestión activa de energía 

Obtención de datos

El primer paso es obtener información. Si ya tienes acceso a datos confiables, estás un paso adelante. De lo contrario, implementar una solución que pueda acumular métricas precisas de energía y sostenibilidad debería ser una prioridad. AEG es un gran ejemplo de esto, ya que los datos precisos les permiten gestionar la eficiencia energética en docenas de grandes estadios, dispares y multiuso.

Permitir que los datos sean útiles

No basta con tener datos. Necesitas una manera de extraer con precisión su significado. La respuesta aquí son las soluciones de software como Resource Advisor, que funciona de la misma manera. Este es un asesor que te ayudará a alcanzar tus objetivos de energía y sostenibilidad. Blackstone aprovecha análisis confiables para convertir a más de 20 empresas en más sostenibles.

Actualización de la estrategia

Este tercer paso es el más desafiante. Para ello es necesario que las modalidades establecidas de adopción de decisiones den lugar a nuevas estrategias y nuevas formas de trabajar en conjunto dentro de una organización. Pero también puede ser el más gratificante. Cuando una empresa toma este paso, realmente ha adoptado la gestión activa de la energía.

Se requiere un cambio fundamental, que transforme los departamentos tradicionales en algo nuevo, diferente y desconocido. En este momento, muchas empresas tienen departamentos separados que deciden cómo comprar energía, cómo y cuándo usar energía, y cómo volverse más sostenibles. Pero los encargados de tomar decisiones en cada uno de estos dominios tienen conocimientos y experiencia para ofrecerse mutuamente. Cuando las estrategias de energía y sostenibilidad se gestionan en conjunto, los puntos ciegos se descubren rápidamente y se presentan nuevas oportunidades.

Con los encargados de tomar decisiones energéticas conectados y con la tecnología adecuada implementada, una organización tiene un activo poderoso: personas que trabajan en conjunto apoyadas por tecnologías que trabajan en conjunto.

Esto crea un equipo y una estrategia cohesionados que son resilientes y capaces de responder a nuevos cambios con velocidad y flexibilidad.

Uno de los mayores beneficios de nuestra arquitectura EcoStruxure es su interoperabilidad. Nuestras soluciones trabajan en conjunto en todos los dominios. Pero para que la tecnología conectada tenga un verdadero impacto, el personal, los programas y las estrategias también necesitan estar conectados.

En otras palabras, estamos en un momento en el que la conectividad tecnológica, en muchos aspectos, supera la conexión entre personas e ideas. Adoptar la gestión de la energía activa es la solución para ese problema.

Prosperamos en el nuevo paisaje energético

En resumen, en muchas organizaciones de la actualidad, las estrategias de energía y sostenibilidad se gestionan de manera independiente, y cada silo tiene su propia fuente de datos. Esta inconsistencia de los datos a menudo se combina con la falta de cohesión entre los departamentos y está provocando la perdida de oportunidades.

Las empresas que quieren prosperar en el nuevo panorama energético deben integrar sus estrategias de energía y sostenibilidad para encontrar nuevas oportunidades. A esto lo llamamos administración activa de la energía. Y es el mejor camino para alcanzar tus objetivos de energía y sostenibilidad.

A medida que el nuevo panorama energético va surgiendo, se presentan oportunidades interesantes para la innovación. Aquellos que adopten una estrategia de energía y sostenibilidad integrada y con visión de futuro colocarán a su organización en la mejor posición para alcanzar el éxito. Quienes demoren estarán en peligro de quedarse atrás.

Obtén más información sobre la gestión activa de la energía.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)