Gestión de la energía/Eficiencia energética

Cambio climático: nuestro mayor desafío

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en el blog global de Schneider Electric.

Cambio climático: el mayor desafío de nuestra generación.

La Global Footprint Network reporta que la humanidad actualmente consume recursos naturales 1.7 veces más rápido de lo que los ecosistemas de nuestro planeta pueden regenerarse. La infraestructura global ya consume el 95% de nuestro balance de carbono. La acidez del océano es un 26% más alta que en tiempos preindustriales y se proyecta que aumente del 100% al 150% para 2100.

Ya estamos viviendo las consecuencias. 2018 fue el cuarto año más cálido registrado en la historia. Ciudades capitales como Ciudad del Cabo o Chennai, enfrentan escasez de agua. Los huracanes son cada vez más grandes y mortales. Los costos relacionados con el clima se han disparado a US $ 2,25 billones, un aumento del 150% en los últimos 10 años.

El cambio climático es un problema energético. Más del 80% de las emisiones de CO2 provienen de la producción o el consumo de energía. Usamos energía en todo momento a lo largo de nuestras vidas: calentar o enfriar nuestros hogares y oficinas, producir y cocinar nuestros alimentos, fabricar cosas que poseemos, desde juguetes hasta automóviles. El crecimiento continuo de la productividad y el progreso de la civilización humana se han relacionado durante mucho tiempo con nuestra capacidad para aprovechar los recursos energéticos. Esta dependencia aumentó con el desarrollo económico e industrial. En las últimas cinco décadas, nuestra población mundial se ha duplicado; la extracción de materiales se triplicó; mientras que el PIB se cuadruplicó (Global Resource Outlook, ONU, 2019), y el consumo de energía aumentó 2.5 veces.

Con una economía global en expansión, junto con la incorporación de casi dos mil millones de personas a la población mundial en los próximos 30 años, nuestras necesidades de energía aumentarán en más de un 40% para 2040. Esto para, alimentar nuestros edificios, hogares, satisfacer nuestras necesidades de refrigeración, transporte y un estilo de vida conectado. También se necesita más energía para saciar la aspiración legítima que las nuevas economías eleven los niveles de vida modernos. Si no se hace nada, el aumento de la demanda de energía para 2040 será equivalente al aumento de energía en todo el siglo XX.

Debemos repensar la forma en que vivimos con la energía. No podemos aceptar un mundo donde las pérdidas del sistema de energía de extremo a extremo asciendan a un asombroso 60%. Deberíamos repensar las tecnologías del siglo XIX para nuestro transporte, ciudades o producción de energía. No debemos aceptar que el 99% de los bienes de consumo comprados se tirarán a la basura dentro de los 6 meses.

Deberíamos aprovechar la tecnología, embarcarnos en un camino diferente hacia un mundo de carbono neto cero y limitar el daño imprudente que traemos a la sociedade y a la economía [1].

La digitalización revoluciona todo lo que hacemos. También está cambiando de forma disruptiva la manera en la que gestionamos la energía. Nos obliga a repensar la forma en que diseñamos edificios, industrias y ciudades.

Aquí hay tres cambios radicales que ayudarán a frenar las emisiones y mantendrán el aumento de la temperatura global por debajo de dos grados centígrados.

1. Deje de malgastar energía y desarrollar cadenas de valor ineficientes. Debemos desacoplar la demanda energética del desarrollo económico.

Podemos ahorrar 30% y 50% de energía en edificios e industrias, respectivamente, en todo el mundo en economías maduras y nuevas. Existe una gran oportunidad en la brecha de rendimiento técnico entre los activos existentes y las mejores capacidades de su clase. También debemos escalar modelos circulares para reinventar las cadenas de valor generadoras de residuos. Algunos estudios (por ejemplo, de la Comisión de Transiciones Energéticas, ETC) muestran un potencial de hasta un 40% de reducción de recursos. Es posible alcanzar un crecimiento de demanda de energía cero para 2040 (en comparación con un aumento esperado del 40%) si como individuos, empresas, ciudades o países, revisamos la forma en que producimos y consumimos.

2. Acelerar la electrificación

La electricidad es, indiscutiblemente, el vector de energía más eficiente en el punto final de uso. También es la única opción práctica sobre la mesa para descarbonizar la energía y la economía. La Agencia Internacional de Energía, Bloomberg New Energy Finance, Shell y otras partes interesadas confirman que la participación de la electricidad en la combinación energética total debe duplicarse para 2040.

3. Descarbonizar suministro

La combinación de electrificación y descarbonización de la electricidad es la única forma de reducir, con el tiempo, la intensidad de carbono de la energía. Todos los expertos confirman esto: la intensidad de carbono de la electricidad se puede reducir razonablemente siete veces para 2040, utilizando tecnologías renovables y de almacenamiento. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) dice que en la última década se ha cuadruplicado la capacidad de las energías renovables de 414 GW a aproximadamente 1,650 GW. La capacidad solar, dice, ha aumentado en más de 26 veces el nivel de 2009, de 25 GW a un estimado de +660 GW.

Al mismo tiempo, los próximos años verán más avances en baterías, materiales, bioquímica e innovación digital (IoT, tecnologías avanzadas de logística inversa), todos con un potencial prometedor para hacer frente a los problemas inherentes relacionados con una transición rápida. Las tecnologías existen. Necesitamos liderazgo y direcciones más audaces para una transición más rápida. Eso incurriría en un costo mínimo para la economía global (ETC).

El mundo del mañana no será el mundo de hoy. Los edificios y las industrias están destinados a convertirse en totalmente eléctricos, totalmente conectados, flexibles y adaptables. Las cadenas de valor y las infraestructuras evolucionarán a economías verdes y circulares, conectadas por plataformas colaborativas.

En Schneider Electric, la sostenibilidad está en el corazón de todo lo que hacemos.

Estamos comprometidos a apoyar a nuestros clientes que se embarcan en su viaje hacia la sostenibilidad. Los clientes solicitan rendimiento del carbono. Los inversores esperan una total transparencia sobre el impacto ambiental y el riesgo de sus carteras. Las generaciones más jóvenes son empresas desafiantes. En Schneider Electric, diseñamos soluciones que abarcan desde edificios hasta la industria, desde ciudades hasta centros de datos y desde grandes redes hasta mini redes, para impulsar la eficiencia energética y operativa. Los desafíos están entrelazados, y la verdadera sostenibilidad requiere un enfoque integrado.

La sostenibilidad es un viaje y hoy estamos reforzando nuestros compromisos.

Más allá de lo que hacemos por nuestros clientes, anunciamos hoy que estamos intensificando drásticamente nuestro compromiso con la neutralidad de carbono con tres nuevas acciones:

  1. Acelerar nuestro objetivo 2030 de neutralidad de carbono en su ecosistema extendido, en cinco años, hasta 2025;
  2. establecer emisiones operacionales netas cero para 2030 como parte del objetivo SBT validado; y
  3. lograr una cadena de suministro neta cero para 2050.

Se espera que estos objetivos contribuyan al objetivo del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de limitar el aumento de la temperatura global a 1.5 ° C.

En tiempos de turbulencia social, las empresas tienen un papel en la configuración de nuestro futuro común, movilizando la innovación y las capacidades financieras, y capacitando a las personas para el futuro de nuestras industrias. Somos parte de las 600 empresas que abordan la iniciativa #ScienceBasedTargets. También somos parte de las 34 multinacionales líderes que se han unido a la coalición G7 Business for Inclusive Growth para abordar la desigualdad. Creemos que la sostenibilidad y la inclusión son las dos prioridades de nuestra generación.

En Schneider, llamamos a esto «Life is On» para todos, en todas partes y en todo momento.

[1] Necesitamos la mitad de GEI en menos de 12 años; emisiones netas netas para mediados de siglo, según el último informe del IPCC


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)