Gestión de la energía/Eficiencia energética

Precios de las emisiones: Un camino hacia la recuperación

Contribución de: Elena Cernov, Consultora de Sostenibilidad, Schneider Electric Energy & Sustainability Services

Las empresas, los inversores, las ONG y los gobiernos están aprovechando la oportunidad de utilizar la recuperación de COVID-19 como una palanca para construir una economía sostenible e inclusiva.

La reciente disminución de las emisiones debida a los confinamientos de COVID es muy probable que sea un fenómeno coyuntural, pero hemos constatado lo rápido que el medio ambiente puede recuperarse de disminuciones temporales de las emisiones, lo cual está inspirando a las empresas de todo el mundo a buscar una recuperación sostenida y sostenible. De la misma forma, es probable que los programas de inversión pública a nivel medio ambiental promovidos por el FMI para revivir las economías más afectadas por el virus, alimenten esta tendencia.

Entre las muchas inversiones y estrategias de recuperación sostenibles que las empresas tienen a su disposición, la fijación del precio de las emisiones (carbono) es uno de los compromisos con mayor impacto que habría que considerar.

¿Qué es el precio de las emisiones?

La fijación de las emisiones tiene el potencial de dinamizar la recuperación posterior al confinamiento y garantizar que los procesos de toma de decisiones se orienten hacia un futuro con menos emisiones. Dicho precio es una herramienta desarrollada para abordar y preparar a las empresas para el próximo cambio a corto y largo plazo, en cuanto a emisiones se refiere. Se trata de un coste interno estimado sobre las emisiones y servirá para fijar precios internamente, al mismo tiempo, influirá en la toma de decisiones sobre determinados procesos de la empresa, en función del objetivo y estrategia final de la misma.

El precio de las emisiones puede tomar dos caminos:

  • Precio sombra – un hipotético coste por cada tonelada de CO2 emitida, tanto directa como indirectamente. Esta práctica pone de manifiesto riesgos y oportunidades intrínsecos en las operaciones de la empresa y en su cadena de suministro, con lo que permite a los máximos responsables de la empresa tener en cuenta este precio a la hora de decidir sobre presupuestos y posibles inversiones.
  • Tarifa interna – una especie de impuesto usado internamente sobre las emisiones de CO2 con el fin de recaudar fondos que se reinvertirán en proyectos de eficiencia energética, u otras prácticas empresariales más ecológicas.
precio emisiones

¿Cómo utilizan las empresas el precio de las emisiones?

Dependiendo del contexto geográfico, el tipo de actividad de la empresa, la dependencia de los recursos y los requisitos legales locales, las empresas optan por utilizar la tarificación interna del carbono con objetivos bastante diferentes en mente. A continuación, se presentan varios ejemplos de cómo se configura el precio de las emisiones en diferentes organizaciones:

  1. Identificar las oportunidades de ingresos y mejorar la competitividad

RUSAL fijó el precio de las emisiones en 20 dólares por tonelada. A partir de dicho precio, si el coste derivado hace que un proyecto no sea rentable, RUSAL busca un proyecto alternativo con bajas emisiones para hacerlo más rentable o lo rechaza por completo.

  1. Guiar las decisiones de inversión de capital

Saint Gobain utiliza dos niveles de precios. El primero, de 30 euros por tonelada, se aplica a las inversiones más sustanciales, como la construcción de una nueva planta o proyectos relacionados con la energía en plantas existentes. Esta herramienta ya ha tenido efectos tangibles en la toma de decisiones. Por ejemplo, la compañía eligió gas en lugar de carbón para alimentar una nueva planta en un país en desarrollo. Sin este alto precio interno de las emisiones, el carbón habría sido la elección.

En 2012, Microsoft estableció un impuesto interno de las emisiones de 8 dólares por tonelada y utilizó los ingresos del fondo para invertir en energía renovable, proyectos para la comunidad que compensan las emisiones y nuevas tecnologías climáticas y energéticas. En 2019, la empresa casi duplicó el precio del carbono para mantener su neutralidad en carbono y para poner la sostenibilidad en el centro de cada unidad de negocio.

  1. Supervisar y adaptar sus estrategias y su planificación financiera a los cambios actuales y a los posibles futuros en el mercado exterior

El segundo precio del carbono de Saint Gobain, que es mucho más alto (100 euros por tonelada), se utiliza para orientar los proyectos de I+D con una orientación a largo plazo, más allá de 2030.

  1. Convertir la transición hacia una neutralidad en carbono en una de las principales líneas estratégicas.

En 2018, Heineken puso a prueba su plan interno de fijación de precios del carbono en línea con los objetivos definidos ante el estándar SBT- Science Based targets.

  1. Adelantarse a los cambios en las políticas públicas y sus exenciones actuales sobre los precios de las emisiones.

Seven Generations Canada, en su calidad de productor de petróleo y gas, está exento de la tasa de emisiones hasta 2023, pero está adoptando un precio sombra del carbono para cuantificar su impacto futuro en los proyectos. Esta actividad es fundamental para planificar con antelación las inversiones financieras de la empresa.

  1. Cuota utilizada para financiar inversiones en diversas iniciativas de reducción del carbono

La empresa de Ben & Jerry’s está utilizando una tasa interna de carbono para financiar las inversiones en sus proveedores, donde se encuentran sus mayores impactos a nivel de emisiones. Esto significa centrarse en su cadena de valor, específicamente en sus granjas lecheras, que representan la mayor fuente de emisiones de la empresa.

precio emisiones carbono

¿Cómo empezar?

La contabilización de los costes del carbono (emisiones) en la planificación a largo plazo hoy en día es clave para preparar a las industrias para un futuro en el que seguramente tendrá más exigencias. Pero la transición sobre qué modelo adoptar para la toma de decisiones diarias puede ser compleja.

Microsoft fue una de las primeras grandes empresas en establecer y utilizar con éxito una tasa de carbono para impulsar resultados sostenibles, así publicó un libro de jugadas diseñado para guiar a otras empresas en el «qué, por qué y cómo» de la fijación de un precio del carbono. La guía incluye 5 pasos para establecer una tasa interna de carbono en cualquier empresa.

Consultas e investigaciones para ayudar a empresas europeas

Por otro lado, para ayudar a las empresas europeas a lo largo de esta transición, la Comisión Europea lanzó una consulta como parte de su Acción para una Financiación Sostenible que finalizó el 15 de julio de 2020. Los resultados de dicha consulta determinarán qué información relacionada con el clima deberá reportarse en el contexto de la recuperación, entre los que se baraja como KPI el precio interno del carbono.

También hay investigaciones sobre la prima de riesgo del precio del carbono, encabezadas por Trucost, que forma parte de los índices Dow Jones de S&P, que representa la diferencia entre los precios actuales del carbono y los precios futuros. El análisis señala cómo el riesgo financiero de los esquemas de precios del carbono dependerá de variables como la eficiencia en los procesos para reducir las emisiones empresariales, la ubicación de las operaciones, el modelo y la estrategia de negocio y las condiciones de mercado sectoriales. Además, los precios de referencia del carbono, desarrollados por CDP y We Mean Business, como puntos específicos del sector para empresas e inversores que buscan tomar decisiones estratégicas coherentes con una economía baja en carbono.

¿Cómo establecer un precio interno del carbono?

emisiones carbono

Como punto de partida para aquellas empresas que estén interesadas en establecer un precio interno del carbono, sugerimos determinar qué enfoque y para qué objetivo le gustaría a la empresa un precio interno del carbono. Luego, se identifican los procesos que se ven más afectados por los precios del carbono en la actualidad. Mediante un análisis de escenarios, se identifican los sectores que podrían verse afectados en el futuro cercano y lejano. Utilizando los resultados de los pasos anteriores, las empresas deberían ser capaces de determinar el nivel de precios y la gobernanza interna que funcionará para su propia organización.

Integrar el precio del carbono en las decisiones internas no debería ser una visión progresiva o un enfoque experimental – las emisiones de carbono tienen y seguirán teniendo un coste real y no contar con éste afectará a la capacidad de recuperación de ciertas decisiones empresariales. Nuestros expertos pueden ayudar a guiarle a través de cualquier paso de análisis y enlazar la comunicación interna para decidir la estrategia correcta de «reconstruir mejor».

Estas son sólo algunas de las formas de utilizar el precio del carbono, y cada empresa debe definir su modelo para adaptarlo a sus propios objetivos y valores. Sin duda, es una herramienta que puede ser adoptada por las empresas para asegurarse que están preparadas para rendir cuentas sobre sus emisiones, pero también que están preparadas para un futuro que no favorecerá aquellas empresas más contaminantes.


One Response

Leave a Reply

  • (will not be published)