Gestión de la energía/Eficiencia energética

Tecnología de edificios inteligentes para optimizar su eficiencia operativa

En este artículo encontrará cómo la eficiencia operativa y la tecnología de los edificios inteligentes, pueden ayudarlo a optimizar la gestión de las instalaciones y a reducir los costos asociados.

Según una encuesta de la Asociación Internacional de Gestión de Instalaciones (IFMA) «el costo de los servicios públicos es el mayor componente del costo de funcionamiento de una instalación». En segundo lugar se encuentran los gastos de mantenimiento, seguidos de los gastos de limpieza.

Tecnología edificios inteligentesA medida que las organizaciones vuelvan a la «nueva normalidad», durante y después de la pandemia, tendrán que hacer frente a una amplia gama de desafíos, para garantizar que sus edificios sean saludables y seguros para los ocupantes, mientras siguen funcionando de manera eficiente y rentable.

En la medida que una instalación dependa de su infraestructura eléctrica, calefacción, ventilación y aire acondicionado; su personal deberá buscar métodos para reducir los costos operativos.

Afortunadamente, las nuevas herramientas digitales y los servicios remotos, pueden ayudar a trabajar de forma más eficiente, a sacar más provecho de las inversiones y a gestionar las operaciones a distancia, cuando sea necesario.

4 formas en que la tecnología de los edificios inteligentes puede mejorar las operaciones en las instalaciones:

1.Ahorrar tiempo, esfuerzo y dinero

Schneider Electric encuestó a cientos de sus clientes en todo el mundo y determinó que, el 37% de los equipos de sus instalaciones no funcionaban como debían. Como parte de esto, aproximadamente el 12% de las unidades de tratamiento de aire (AHU), tenían problemas importantes que causaban desperdicios de energía; mientras potencialmente afectaban a la calidad del aire.

Una infraestructura eléctrica y de HVAC digitalizada; incluyendo una red de medidores y sensores, conectados y habilitados para IoT; proporciona alertas tempranas a los equipos de mantenimiento, para la confiabilidad de los dispositivos y el bienestar de los ocupantes.

Alojada en las instalaciones o en la nube; una aplicación analítica ofrece también, la información necesaria para descubrir oportunidades de eficiencia energética, mejorando los controles de los dispositivos y minimizando las anomalías.

Algunas aplicaciones analíticas pueden ofrecer también, un «gemelo digital» basado en el modelado matemático de la infraestructura física. El gemelo ayuda a mejorar la precisión de los conocimientos, evita errores o equivocaciones (falsos positivos), y puede mejorar el diagnóstico de los equipos interdependientes.

La plataforma analítica actúa como un «panel único»; para permitir el acceso remoto a los equipos y a las condiciones del espacio de trabajo, a lo largo de todas las instalaciones.

Con la inclusión de capacidades de control, el 80% de los problemas pueden resolverse a distancia. Por ejemplo, se puede monitorear la ocupación y la calidad del aire, en tiempo real en toda la instalación. Si el número de personas supera un límite establecido, el personal puede ser alertado y tomar medidas a distancia; para cerrar un piso o un edificio entero si es necesario.

2. Optimizar los servicios de las instalaciones

Como se ha mencionado, los servicios de limpieza contribuyen en gran medida a los costos operativos. Históricamente, el personal de limpieza ha limpiado los escritorios, teléfonos, teclados y otro equipamiento similar solo «a demanda» y no de forma regular. Sin embargo, la pandemia ha aumentado la necesidad de esterilización frecuente de los edificios.

Para ayudar a maximizar la eficiencia, la tecnología de los edificios inteligentes aprovecha los sensores de ocupación y de los escritorios, para determinar la utilización del espacio, lo que puede activar programas para realizar la limpieza sólo donde sea necesario.

Algunas organizaciones pueden necesitar operar en sus edificios, con un contingente reducido de guardias de seguridad. Su trabajo puede ser más eficiente; si se utilizan los datos de los sensores de ocupación, para seguir los movimientos de las personas en las instalaciones.

3. Aprovechar la oportunidad para modernizarse

Éste es un buen momento para considerar su estrategia operativa, para mejorar la salud del edificio; desde las necesidades de auditoría, pasando por la aplicación de acciones a corto plazo y hasta la planificación de inversiones a largo plazo. Por ejemplo:

Esta situación plantea la cuestión de si hay que optimizar o modernizar. Considere esta analogía, si tiene una vieja caldera de gasoil que está fallando, puede decidir gastar dinero en repararla, simplemente para que siga funcionando. Sin embargo, la modernización de su sistema de calefacción, mediante la sustitución de la vieja caldera por una nueva de gas, más eficiente y fiable, puede generarle mayores beneficios a largo plazo.

Los datos proporcionados por una aplicación analítica de gestión de edificios inteligentes, le ayudan a calcular la rentabilidad económica de las actualizaciones y a tomar la mejor decisión.

Algunos ejemplos

En muchos países existen programas de incentivos financieros para la modernización de edificios:

4. Hacer que los edificios inteligentes estén preparados para los servicios remotos

Dado que muchas organizaciones se enfrentan al reto de la limitación del personal operativo y de mantenimiento, todas las instalaciones pueden verse afectadas, y los edificios pequeños y medianos pueden sentir especialmente el impacto de la reducción de recursos.

Los equipos de servicio a distancia pueden aumentar el personal in situ con la experiencia que necesitan:

  • Monitorear 24/7 a distancia todos los sistemas y el rendimiento del edificio.
  • Diagnosticar problemas y recomendar soluciones.
  • Identificar oportunidades para ahorrar costos, mejorar el confort y el bienestar.
  • Proporcionar informes periódicos y asesoramiento de expertos.

Los servicios remotos ayudan a las organizaciones a “hacer más con menos” y permiten al personal de las instalaciones, a ir más allá del mantenimiento preventivo planificado, para centrarse en actividades basadas en la rentabilidad.

Con la ayuda de expertos en servicios para diagnosticar problemas de energía, confort y mantenimiento

Nuestra solución EcoStruxure™ Building Operation ofrece las ideas útiles que el personal de las instalaciones necesita, para gestionar y optimizar mejor los edificios, mejorar la eficiencia y satisfacer las crecientes necesidades de ciberseguridad y cumplimiento normativo.

EcoStruxure Building Advisor es un conjunto de servicios de monitoreo analítico, que mantiene los sistemas del edificio funcionando de forma óptima, ayudándole a optimizar los costos de funcionamiento, el confort de los ocupantes y el valor de los activos, mientras trabaja con recursos presupuestarios y de mantenimiento limitados.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en el blog global de Schneider Electric por Kaynam Hedayat, y fue traducido y adaptado al español por Federico Alejandro Vazquez Saraullo.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)