Gestión de la energía/Eficiencia energética

3 tipos de Microgrids que debes conocer

Gracias al desarrollo y uso cada vez más extendido de las microgrids, se prevé que la capacidad de generación descentralizada alcance un 30% en 2050 y que alcance los 20 GW para 2028 – frente a los menos de 5 GW de 2020.

Podríamos decir que todas las microgrids, a grandes rasgos, proporcionan tres importantes beneficios a las empresas: aumentar su sostenibilidad, sus ahorros energéticos y la fiabilidad de su energía.

Pero no todas las microgrids son iguales por supuesto, y según la tipología, se enfocan especialmente en una u otra de estas ventajas. Vamos a verlo más en detalle para que puedas descubrir qué tipo de Microgrid podrías implementar de acuerdo las diferentes realidades que interpelan tus instalaciones y negocio.

¿Qué tipologías de Microgrids existen?

Fundamentalmente, podemos diferenciar tres tipos de Microgrids, en función de su modalidad de conexión a la red principal:

  1. Microgrids Grid-Tied

Se trata de instalaciones conectadas a la red de forma continua, que cuentan con generación local y/o almacenamiento y  gestión de cargas. Estas redes se enfocan en la optimización de la energía consumida, almacenada y generada, reducir el coste energético y las emisiones, pero también en la posibilidad de aprovechar la resiliencia y la flexibilidad que supone usar múltiples fuentes de recursos distribuidos, con el añadido de que podría llegar a monetizar el excedente de su generación.

Este tipo de Microgrids pueden aprovechar todas las ventajas de un software que permita realizar un control predictivo, para aprovechar aún más las posibilidades de la flexibilidad. Por ejemplo, EcoStruxure Microgrid Advisor (EMA) de Schneider Electric ejecuta algoritmos de control predictivo basado en modelos que combinan distintos parámetros – señales de precios, datos históricos, predicciones meteorológicas y calendarios operativos – para pronosticar de forma más precisa las variaciones de la oferta y la demanda de energía.

Además, esta optimización se actualiza periódicamente, permitiendo casos de uso que requieren acciones muy rápidas, como la regulación de la frecuencia o la respuesta a la demanda.

Este algoritmo también recopila la información de los precios horarios de electricidad, facilitando tomar decisiones como descargar la batería de energía solar si los precios son altos, cargarla si son bajos y alternar el autoconsumo cuando el mercado spot es plano.

  1. Microgrids off-grid

Este tipo de Microgrids están totalmente desconectadas de la red principal, y son especialmente adecuadas para zonas desiertas, islas o zonas rurales aisladas. Integran los elementos de generación distribuida de diferentes tecnologías y cuentan con almacenamiento y gestión de las cargas.

En este caso, el driver principal de esta tipología es la fiabilidad del suministro eléctrico, poder contar con energía local segura con sistemas de energía eficientes y proporcionar una red estable en modo isla. Con el importante añadido de poder minimizar la dependencia de los combustibles fósiles y maximiza la integración de las energías renovables.

A diferencia de la anterior, esta tipología de Microgrids no pueden aprovechar su excedente de energía para monetizarlo, pero sí que pueden potenciar la estabilidad y la optimización de su red aislada gracias a un software como EcoStruxure Microgrid Operations (EMO), un sistema de control y gestión escalable, resistente y de alto rendimiento, capaz de proporcionar funcionalidades avanzadas de los recursos energéticos distribuidos y de la red. Por sus características y por las necesidades de su aplicación, es un sistema sencillo y muy robusto, fácil de operar y mantener.

  1. Microgrids Island-able

Este es un modelo híbrido, conectado normalmente a la red principal, pero con la capacidad de pasar a modo isla y desconectarse cuando se produzca una falta de suministro eléctrico  u otro tipo de fallo de la red. Su ventaja principal es poder gestionar de forma eficiente los fallos del suministro, al mismo tiempo que se optimiza la factura eléctrica y la sostenibilidad, dos características transversales en todas las microgrids. Este tipo de Microgrids pueden beneficiarse de ambas soluciones de Schneider Electric, tanto EMO como EMA.

Estas dos últimas tipologías de microgrids están especialmente difundidas en zonas como EEUU y Australia, que necesitan asegurar una mayor resiliencia de la energía al contar con redes más débiles con respecto a las que existen en Europa, muy malladas y sólidas.

Sin embargo, existen ciertos factores que auguran el despliegue de estas dos tipologías en Europa, como una alta penetración de energía renovable y el vehículo eléctrico que producirán una inestabilidad y saturación de la infraestructura eléctrica de transporte, o el aumento de fenómenos atmosféricos extremos que provocan cortes de suministro imprevistos.

En todo caso, elegir la tipología de microgrids más adecuada para cada caso depende de las necesidades del cliente y del mercado en el que se encuentre, y en poder contar con un partner con los conocimientos y la experiencia necesaria para poder asesorarle correctamente en este sentido. Para más información, puedes consultar nuestra página web sobre Microgrids.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)