Gestión de TI

Cómo seleccionar el mejor SAI industrial para tu negocio

A la hora de seleccionar un SAI industrial, las empresas deben tener en cuenta muchos aspectos como, por ejemplo, para qué se aplicará exactamente, el entorno, la tolerancia al riesgo, etc. Por otro lado, con tantos productos entre los que escoger, decidirse por el más adecuado puede parecer un tanto complejo. ¿No sería fantástico disponer de un experto que te guía en este sentido?

Esto es precisamente lo que Schneider Electric ofrece con su Secure Power Industrial Selector, una herramienta online que te guía en el proceso de selección y te ayuda a identificar aquellos productos SAI que se adaptan a cada aplicación.

La seguridad por delante

Elegir el SAI más adecuado para cualquier aplicación comercial o industrial es fundamental para asegurar no solo el tiempo de funcionamiento de tus aplicaciones, sino también su seguridad. Esto incluye tanto la seguridad de cualquier proceso o producción que necesites proteger, como la seguridad de tus empleados y de las personas en general.

Piensa en una plataforma petrolífera o de gas en medio del mar. Si cualquiera de los dispositivos o procesos requeridos para mantener la seguridad dejara de funcionar debido a un fallo de energía, podría poner en peligro a todo el equipo por un incendio o peor. De la misma manera, si un edificio público sufriera un corte de energía durante la noche, pero falla el SAI que alimenta su luz de emergencia, cualquier persona que estuviera dentro del edificio podría correr peligro. Y así podríamos seguir con los ejemplos, la lista de posibilidades es muy larga.

Repaso tus requisitos de energía de backup

La lista de SAIs industriales también es extensa, y aquí es donde entra en acción la herramienta Secure Power Industrial Selector.

En primer lugar, tienes que introducir el país en el que se instalará el SAI y el sector industrial. Encontrarás muchos para elegir, desde aeropuertos y sector automoción, hasta salud, naval, ferrocarriles/metro y semiconductores.

En función del sector que elijas, obtendrás una lista desplegable de aplicaciones. Para “aeropuertos”, por ejemplo, encontrarás control de acceso y control del tráfico aéreo, junto con extinción de incendios, escaneado de equipajes y sistemas de aparcamiento. Si seleccionas “petróleo y gas”, en cambio, tu lista será bastante distinta, con aplicaciones como desaladoras, control de turbinas de motor y gas y reactores.

La selección de una aplicación ayudará a desplegar la siguiente sección, que son las características eléctricas. Las opciones incluyen configuración (unitaria o redundante paralela, por ejemplo), fase de entrada y salida, voltaje y frecuencia, potencia de carga, factor de potencia y tipo de batería. Por ejemplo, si buscas hacer una copia de seguridad de un sistema de navegación de petróleo y gas, verás que se seleccionará en automática la opción trifásica, porque no existe un SAI monofásico para tal aplicación.

A continuación, se encuentran las características ambientales, incluyendo el nivel de humedad, la vibración, la temperatura y el ambiente químico y salino. Aquí, las opciones determinarán si necesitas un SAI que pueda resistir entornos exteriores severos o si será suficiente un SAI pensado para un ambiente interior controlado.

Toma la decisión definitiva

Después de pasar por todas las opciones de la herramienta, se te presentará una lista de los SAI adecuados para tu aplicación. Es probable que de esta manera tus opciones se reduzcan a un puñado de SAI, en lugar de cientos de ellos. Tras esta pre-selección, depende de ti elegir el mejor.

Uno de los últimos pasos podría ser elegir entre un SAI tradicional o un modelo altamente eficiente, como un modelo con modo ECOnversión de Schneider Electric. Este SAI proporciona una eficiencia del 98 al 99%, frente a la eficiencia del 94 al 97% de los SAI tradicionales – sin sacrificar la fiabilidad, como hacen algunos SAI con modo eco. Los SAI ECOnversión pueden ahorrar una cantidad significativa de dinero gracias a un menor consumo eléctrico.

La elección de la batería es otra cosa a tener en cuenta. En función de la aplicación, puede que una opción sea la batería de ion de litio (Li-ion), que ofrece numerosas ventajas. Las baterías Li-ion duran más que las baterías de ácido-plomo reguladas por válvula (VRLA) tradicionales, aproximadamente 10 años, frente a los 3-5 que dura una VRLA. También son mucho más ligeras y pueden resistir temperaturas más altas sin que el rendimiento empeore. En el caso de los SAIs situados en ubicaciones remotas o en las sea problemático llevar a cabo un mantenimiento, las Li-ion tienen todo el sentido del mundo.

Diseñar un sistema de protección de la energía es una gran responsabilidad para una empresa. Repasar las distintas opciones puede ser una tarea abrumadora, y por esta razón Schneider Electric ha creado el Secure Power Industrial Selector, que te ayudará a identificar rápidamente los modelos de SAI Industrial más adecuados y te proporcionará más tranquilidad.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)