Industria

Lo que debes saber sobre el T-MEC en la Industria Automotriz

Pasada la segunda mitad del año, podemos estar seguros de que el 2020 será un año que pase a la historia. Nos enfrentamos a tiempos en los que la adaptabilidad de las empresas se convierte en un factor clave para cerrar el año con éxito. Ahora en la industria existen nuevos requerimientos a los que habrá que ajustarse. La innovación y la digitalización adquieren más que nunca un valor sin precedentes.

Hablemos concretamente de la consolidación del T-MEC, cuya puesta en vigor tuvo lugar finalmente el pasado 1 de julio. El Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá estará regido por las Reglamentaciones Uniformes expedidas a inicios de junio, pero ¿cómo o de qué manera impacta el T-MEC en la industria automotriz?

¿Por qué esto afecta a la industria automotriz?

En el T-MEC se especifican las condiciones bajo las que se estarán aplicando tarifas arancelarias sobre los distintos bienes automotrices. Los vehículos estarán libres de aranceles solo si cumplen con las siguientes especificaciones:

  • En el caso de los vehículos ligeros, el 75% de su VCR (Valor de Contenido Regional) deberá provenir de la región de Norteamérica (mientras que el TLCAN requería 62.5%). Entre el 40% y el 45% del valor del vehículo deberá estar producido por trabajadores que reciban por lo menos 16 dólares la hora. Estos porcentajes deberán ser alcanzados en un plazo de 3 años.
  • En el caso de los vehículos pesados, el VCR deberá de alcanzar el 70% dentro de los próximos 7 años, con un índice salarial de 45% en zonas donde se pague un mínimo de 16 dólares la hora.
  • El 70% del acero y el aluminio deberán provenir de la región de Norteamérica (algunos componentes esenciales deberán contar incluso con un 75%).

A continuación se muestra el porcentaje de VCR proveniente de Norteamérica que los diferentes vehículos o autopartes deberán alcanzar en los próximos 3 años:

¿Cómo pueden prepararse las empresas de la industria?

Será necesaria una re-localización de proveedores, sobre todo en lo que corresponde al Tier 2 y Tier 3. Esto implica que, aún con la disminución actual de demanda y la crisis económica que se enfrenta a nivel mundial, empresas Tier dentro de la región cuyo nivel de producción haya disminuido o cuyas líneas de producción se encuentren desocupadas, podrán ser proveedores de fabricantes que necesiten aumentar su VCR.

Las empresas Tier en la región podrán proveer a fabricantes que necesiten aumentar su VCR.

En Schneider Electric conocemos a la perfección los requerimientos y estándares de la industria automotriz y estamos seguros que con la experiencia y con el liderazgo mundial en temas de distribución eléctrica, automatización y control, podemos apoyar a toda la cadena de suministro Tier’s y armadoras del segmento automotriz a definir ingenierías de valor y alternativas de alta disponibilidad en la continuidad de servicio, centros de conectividad digital, monitoreo de energía y análisis de la información. Esto garantizando la seguridad de los operadores y personal de planta y la mayor eficiencia energética, sin sacrificar calidad y cumpliendo con altos estándares de diseño, así como el cumplimientos de normas nacionales e internacionales.

La caída en la venta de autos a nivel mundial buscará regresar siendo más competitiva y mejorando precios, rendimiento, eficiencia, conectividad, entre otros aspectos. Esto tendrá como consecuencia que toda la cadena de suministro se transforme y evolucione en buscar las nuevas demandas del mercado. Por lo tanto, será necesario adaptar las líneas de producción para ser más competitivas y eficientes. Schneider Electric cuenta con una oferta de equipos eléctricos y de control industrial adecuados para estos nuevos retos.

Tags: , , , , , ,


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)