Industria

Cómo sacar el máximo partido a los equipos y mejorar el rendimiento operativo (OEE)

Este artículo se publicó originalmente en el blog global de Schneider Electric por Keith Chambers.

En el mundo de la hostelería, los presupuestos son ajustados y el retorno de la inversión se calcula exhaustivamente, sobre todo en el caso de los proyectos de mayor coste. Al mismo tiempo, las empresas tienen que satisfacer la creciente demanda en zonas como APAC para captar cuota de mercado.

Por estas razones, todo el mundo se pregunta cómo se puede sacar el máximo partido a los equipos que ya tenemos y mantener bajos los costes de inversión, y cómo se puede mejorar la producción y el rendimiento sin realizar inversiones adicionales que reduzcan los márgenes.

El principio de Lean Management y la transformación digital como proceso de mejora continua ofrecen una gran solución. Las herramientas digitales que miden, visualizan y analizan los factores que impulsan el rendimiento operativo permiten obtener una mayor visibilidad de los procesos de las empresas.

Esto permite a las empresas capacitar a los individuos y equipos para identificar las carencias y optimizar los procesos, y poder minimizar el tiempo, el esfuerzo y los costes. Por ejemplo, New Belgium Brewing redujo el tiempo de inactividad en más de un 50% gracias a una solución de gestión del rendimiento digital que le proporcionó una mayor visibilidad de las causas de los tiempos de inactividad y una visión de cómo optimizar sus operaciones.

Aumentar el rendimiento operativo con monitorización OEE

Las empresas pueden mejorar la explotación de sus equipos y el rendimiento operativo general aplicando el seguimiento y la medición de indicadores KPI, como la eficacia general de los equipos (OEE). La OEE es una métrica importante que se calcula a partir de la disponibilidad real de los equipos, el rendimiento y las pérdidas de calidad.

Capta cuándo un activo está disponible, la velocidad a la que funciona y los productos que están fuera de las especificaciones de calidad. La medición y el seguimiento de la OEE es un buen punto de partida, pero para obtener el verdadero valor de la transformación digital, se necesita un enfoque más complejo.

Es necesario añadir el contexto operativo para permitir el análisis de las causas fundamentales, de modo que los operadores puedan determinar las causas de los tiempos de inactividad no programados.

Las soluciones avanzadas que monitorizan el rendimiento van más allá de la OEE para profundizar en cómo la logística y la planificación de la producción, las operaciones de calidad o las actividades de mantenimiento pueden afectar al rendimiento de las operaciones de fabricación.

Estas soluciones combinan la supervisión de la OEE con el seguimiento del estado de utilización de los equipos y los análisis avanzados. Si se añade la gestión de tareas y el seguimiento de la ejecución de la fabricación, se obtiene una clara categorización del tiempo de inactividad no planificado frente al cambio de producto o el horario de inactividad.

Además, la supervisión de la OEE en la línea de producción requiere la validación del flujo de productos a través de los equipos individuales que la componen. Esto lleva inevitablemente a centrarse en los obstáculos de la línea.

Esa visión holística en tiempo real de la eficiencia y el rendimiento, con los análisis correspondientes, permite a los usuarios tomar medidas correctivas para solucionar problemas. Esta información también ayuda a identificar las ineficiencias, lo que puede ayudar a impulsar el cambio operativo en todos los dominios funcionales y organizaciones.

Mejorar el rendimiento cloud

Con lo rápido que avanzan las tecnologías cloud, las soluciones basadas en la nube son otro elemento a tener en cuenta a la hora de investigar la monitorización del rendimiento. Alojar estas capacidades en la nube tiene muchas ventajas, ya sea como  una implementación totalmente gestionada en la nube o como una solución de nube híbrida en la que las aplicaciones específicas y la funcionalidad MES de misión crítica siguen funcionando en las instalaciones, pero los datos históricos se cargan en la nube.

Una aplicación de gestión del rendimiento sólo en la nube puede ser más factible para cumplir las expectativas de ROI de las plantas. Esto es especialmente importante para las plantas con procesos menos complejos y niveles de automatización más bajos: mientras que la huella de IT y el coste total de propiedad de una solución local no compensarían, una implementación en la nube es económicamente viable.

Si la gestión del rendimiento y el almacenamiento de datos se alojan en la nube, es posible conectar personas y sistemas en cualquier lugar. Estos sistemas son extremadamente escalables, lo que permite un enfoque de gestión del rendimiento que abarca múltiples sitios en todo el mundo.

Con los datos de la planta y los equipos reunidos en la nube, la comparación de la eficiencia de los equipos, lado a lado, es evidentemente mucho más fácil. Las empresas pueden comparar los amplios datos de los procesos con los de rendimiento de la empresa, los análisis avanzados y la inteligencia artificial. Este proceso permite identificar y compartir las mejores prácticas con mayor sofisticación y a un nivel superior.

Tanto si la monitorización y medición de la OEE se aloja en las instalaciones como en la nube, la transformación digital de los procesos de mejora continua puede aportar serios beneficios al rendimiento operativo general, permitiendo a las empresas de F&B sacar más partido a sus equipos existentes. Descubre más sobre cómo la monitorización OEE puede transformar tu negocio.

Si nos visitas de México, por favor visita el sitio local para conocer nuestras soluciones. Si nos visita de Centroamérica, puedes conocer más de nuestra oferta en el sitio local de la región.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)