Normativa energética

Cambios principales de la segunda edición de la ISO 50001

Mientras se imponen cada vez más regulaciones en todo el mundo sobre el consumo de la energía, las empresas están demostrando que la eficiencia energética y los ahorros de costes asociados a ella son buenos para los negocios. La Organización Internacional para la Estandarización (ISO, por sus siglas en inglés) reconoce desde hace tiempo la necesidad de mejorar la eficiencia energética en todo tipo de infraestructuras comerciales, institucionales e industriales. Para ayudar a alcanzar este objetivo, han desarrollado la norma ISO 50001, sobre los sistemas de gestión energética, cuya primera edición se publicó en 2011.

El objetivo de la norma ISO 50001 es “permitir a las organizaciones establecer los sistemas y procesos necesarios para mejorar de forma continua el rendimiento de la energía, incluyendo la eficiencia energética, el uso de energía y el consumo de energía. Esta implementación exitosa… contribuye a construir una cultura en favor de mejorar el rendimiento de la energía, que depende del compromiso de todos los niveles de la organización, sobre todo de los altos mandos.” La guía que proporciona esta norma puede ayudar a que incluso los “novatos” de la eficiencia energética se conviertan en los más productivos energéticamente. Sus herramientas, fáciles de usar, ayudan a las empresas a identificar, seguir, informar y actuar en todos los aspectos necesarios para la mejora de la energía.

 

Nueva edición, nueva guía

La ISO ha publicado recientemente una nueva edición de la norma, que supone la primera gran revisión desde su primera publicación. Las actualizaciones incluidas en la ISO 50001: 2018, Edition 2 están pensadas para asegurar que los altos mandos de la empresa estén realmente comprometidos, que los riesgos se puedan identificar anticipadamente, que se recojan los datos adecuados, que se tengan en cuenta todos los factores y que la terminología se entienda claramente. Echemos un vistazo a algunos de estos cambios:

  • Para entender mejor el contexto de la organización – La nueva edición requiere un análisis global de la organización, para garantizar que se tengan en cuenta a todos los stakeholders, internos y externos, que pueden afectar al resultado de las iniciativas para la gestión de la energía. (Sección 4)
  • Para reforzar el liderazgo y el compromiso de los altos mandos – Anteriormente, se designaba a un único representante de dirección. Ahora, los altos mandos deben “demostrar liderazgo y compromiso”, y asignar responsabilidad y autoridad a un “equipo de gestión de la energía”. (Sección 5.1 y 5.3)
  • Analizar los riesgos y oportunidades antes de planificar – Mientras que antes era aceptable tomar medidas preventivas ante cualquier cosa que pudiera impactar en el rendimiento de la energía, la nueva edición requiere un análisis más temprano y profundo de todos los riesgos que podrían afectar al rendimiento, además de las oportunidades para prevenir o reducir los efectos indeseados. (Sección 6.1)
  • Normalizar para mejorar la capacidad de comparar – Al establecer una línea base de rendimiento energético para poder comparar el progreso, ahora es necesario tener en cuenta:
  • Variables destacables como el clima (temperatura), las condiciones operacionales, las horas de trabajo y el resultado de la producción.
  • Factores estáticos como el tamaño de las instalaciones y el número de turnos semanales.

Este proceso de “normalización” permite comparar el rendimiento energético de diferentes instalaciones o procesos bajo condiciones equivalentes con mayor precisión. (Secciones 6.3, 6.4, 6.5)

  • Planificar antes, para recoger los datos – La nueva edición requiere que se especifique un plan de recolección de datos ya desde la fase de Planificación. Se debería definir exactamente qué tipo de datos serán recogidos, con qué frecuencia y por qué son necesarios para la mejora del rendimiento energético. (Sección 6.6) Se podrá encontrar más información en la norma EN 17267, que está prevista por publicar en 2019.
  • Comunicar externamente – Anteriormente, la norma ISO 50001 solo requería una comunicación interna. La nueva edición quiere que se defina cualquier requisito de comunicación externa, incluyendo qué información será compartida. (Sección 7.4)
  • Mejora continua – La nueva edición clarifica qué se entiende por mejora del rendimiento energético: “mejora en los resultados medibles de eficiencia energética (3.5.3) o consumo energético (3.5.2) relacionado con el uso de energía (3.5.4), comparado con la línea base de energía (3.4.7)”. (Sección 10.2)

A continuación, os mostramos un resumen de las principales normas aplicables en el campo de la eficiencia energética:

Principales estándares o reglas (aplicables a una planta, edificio comercial, etc.)

ISO 50001

Sistemas de Gestión de la Energía – Requisitos con guía para su uso.

Etiquetas verdes para edificios:

(LEED, BREEAM, HQE, E+C-, DGNB, Passivhaus, Title24, Minergie, etc.)

Estándares complementarios (aplicables a una planta, edificio comercial, etc.)

ISO 50006

Línea base de energía (EnBS) e Indicadores de Rendimiento Energético (EnPls)

IEC 60364-8-1

Instalaciones de baja tensión – Parte 8-1: Eficiencia Energética

pr EN 17267

Medición de la energía y plan de monitorización para una organización – Diseño e implementación. Principios para la recolección de datos de energía.

Estándares habituales en producto (medidores de energía y portal de datos)

IEC 61557-12

Dispositivos de monitorización y medición de energía (PMD)

IEC 62974-1

Sistemas de medida y monitorización usados para la recogida, recolección y análisis de datos – Parte 1: requisitos de los dispositivos

Las mejores prácticas necesitan las mejores herramientas

Por supuesto, ejecutar un plan integral de gestión de la energía es mucho más fácil cuando tu equipo dispone de las herramientas adecuadas. La plataforma EcoStruxure Power de Schneider Electric ha obtenido las certificaciones ISO 50001, ISO 50002 e ISO 50006. Se trata del primer sistema digital integral de gestión de la energía que recibe estos reconocimientos internacionalmente reconocidos. Con una gestión de los datos de energía conforme con la ISO, EcoStruxure Power simplifica los pasos necesarios para que las organizaciones alcancen sus objetivos en energía y sostenibilidad. Para información sobre otros estándares, y para acceder a recursos, formación e información de productos, puedes registrarte en nuestro portal especializado para Prescriptores e Ingenierías.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)