Residencial

¡Cuidado con tu consumo energético! 10 mitos sobre la energía en el hogar

Al trabajar desde casa y pasar el 100% de nuestro tiempo dentro de ella, el consumo energético incrementa de manera evidente, lo que puede representar un cargo mayor en nuestro recibo de luz. Muchas veces, tenemos bien identificados los dispositivos que generan un consumo mayor, sin embargo, hay situaciones donde se presentan los famosos “consumos vampiro”, aquellos que se generan mientras se encuentran en ‘standby’ o incluso, estando conectados a la red eléctrica. Es ahí donde surgen mitos y creencias con respecto al consumo energético. Es por esto que, nos dimos a la tarea de encontrar y evaluar 10 mitos sobre la energía en el hogar:

  1. Los dispositivos no consumen energía si están apagados
    Falso: este es uno de esos mitos sobre el consumo energético que tenemos que desmentir. Hay ciertos electrodomésticos y dispositivos que consumen energía a pesar de estar apagados o en ‘standby’. El consumo puede llegar a ser mínimo e incluso, algunos de ellos gastan más energía sin funcionar. Sin embargo, llegan a representar un alto número de consumo. Por ejemplo, los cargadores para celulares, las cafeteras, las televisiones, los microondas o refrigeradores, son dispositivos que pueden ocasionar y representar un gasto aun cuando no sean usados, mientras se mantengan conectados a la red.

Algunos dispositivos hacen crecer el costo de factura de luz sin enterarnos y, generalmente, los aparatos que usamos para calentar son los que más consumo representan.

La forma más sencilla de evitar este tipo de consumos es simplemente desconectando los dispositivos de los contactos al no utilizarlos.

  1. Lavar a mano consume menos agua y energía que al usar algún electrodoméstico.
    Falso: en términos generales es más económico, tanto en consumo de agua como en electricidad, utilizar electrodomésticos de limpieza. Esto, siempre y cuando, no lo utilicemos únicamente para lavar algo en específico y aprovechemos para hacer limpieza más generalizada haciendo uso de la capacidad total del equipo. Con esto podemos aprovechar la energía que se está consumiendo en ese momento y así generamos un ahorro general.
  1. Aun cuando dejemos de usarlos, los dispositivos deben mantenerse encendidos.
    Verdadero: Esto depende del tiempo de uso que les demos. Si el tiempo sin usarlo es inferior a 20 minutos, es mejor dejarlo encendido. Hay que considerar que el estar apagando y encendiendo un dispositivo, puede representar un gasto más fuerte a largo plazo.
  1. El grosor del conductor dictamina cuanta corriente eléctrica estamos usando.
    Falso: este es otro de los falsos mitos sobre el consumo eléctrico. El grosor conductor varía según la carga contratada, así como los electrodomésticos que estén conectados. En otros términos, podemos decir que la corriente eléctrica que pasa a través de un conductor depende de lo que se va a conectar. Por ejemplo, un calibre más grueso puede soportar una corriente mayor, pero al instalar un contacto sencillo la capacidad del conducto se ve reducida al 50%.

Es aquí donde se habla de una sobrecarga, por lo cual esta práctica es incorrecta. Aquí recomendamos que se utilice un conductor correcto y acorde a la carga que se conectará a los contactos. En la mayoría de los casos, antes de que haya un problema eléctrico, es recomendable utilizar una protección extra. ¿Cómo obtenerla? Recomendamos sumar un interruptor QO-GFI a la instalación para evitar accidentes y garantizar la seguridad en el hogar.

  1. Los generadores crean electricidad.
    Falso: popularmente se creía que los generadores creaban electricidad por sí mismos. La función del generador no es crear electricidad, sino transformarla. Es decir, transformar la energía mecánica en energía eléctrica, Es importante saber de este proceso para detectar alguna falla o riesgo en caso de tenerlo. De cualquier manera, en caso de suscitarse algún riesgo, es recomendable buscar a un electricista calificado para evaluar la situación.
  1. La electricidad estática es diferente a la normal
    Verdadero: la electricidad estática puede ser una molestia: toques, el roce con ciertas prendas de ropa, un globo, etc. De hecho, es muy similar a la electricidad que obtenemos de los contactos eléctricos, sin embargo, estos dispositivos tienen un campo de energía que espera ser transferido al conectarse a una carga. La electricidad estática sucede de forma instantánea cuando dos conductores con diferentes cargas se acercan, generando reacciones como las mencionadas previamente.
  1. Cambiar de proveedor de energía es complejo y costoso
    Falso: los cambios de proveedor de energía son completamente gratuitos y no suponen ninguna dificultad al usuario. Siempre que estés en proceso de cambiar el proveedor, es necesario revisar que cumpla con las reglamentaciones necesarias para realizar una instalación segura y confiable.
  1. Las pilas o baterías guardan electricidad dentro de ellas.
    Falso: En el interior de una pila o batería no hay electricidad, sino todo aquello necesario para que la energía eléctrica fluya mediante ella. Cuando una pila se introduce en un aparato electrónico, su interior (electrolito) transforma la energía que va desde el electrodo positivo al negativo de la batería. Esto activa los componentes y ayuda a que la energía eléctrica se conduzca hacia el punto que hará funcionar al dispositivo.
  1. Las descargas de bajo voltaje no son peligrosas
    Falso: Nunca subestimemos una descarga. Sí bien, una descarga de alto voltaje genera bastante riesgo, una descarga menor es igual de peligrosa. Tengamos cuidado ante cualquier descarga, sin importar su magnitud.
  1. Los objetos de plástico y madera son los mejores aislantes
    Falso: otro de los mitos sobre la electricidad es que la madera y el plástico son buenos aislantes. La realidad es que los objetos casi nunca son totalmente aislantes, de modo que cuando usamos zapatos o guantes aislantes de goma, se incluyen aditivos para proporcionar más resistencia y durabilidad, para evitar que la energía acumulada produzca choques.

Es importante tomar en cuenta que el cuidado energético es crucial para evitar un gasto adicional y/o algún riesgo que pueda presentarse. Sobre todo, considerando el tiempo que pasamos actualmente en casa, hay que tener presente qué dispositivos pueden provocar un gasto mayor y cómo podemos disminuir ese mismo gasto.

Próximamente podrás leer la segunda entrada de esta serie. Mientras tanto, te recomendamos visitar nuestro portal de electricistas.


8 Responses
  1. Fernando

    «Al trabajar desde casa y pasar el 100% de nuestro tiempo dentro de ella, el consumo energético incrementa de manera evidente, lo que puede representar un cargo mayor en nuestro recibo de luz»

    No es así, la componente impositiva (donde yo resido) hace que puedas disminuir el consumo eléctrico en un 60% y veas reflejado solo un 10% menos a pagar en tu factura eléctrica.

    Responder
  2. HUGO DANIEL DIFORTI

    El artículo sobre mitos de energía en el hogar, pareciera que provenienen de un original en otro idioma y está mal traducido. Algunos conceptos no son claros y otros definitivamente no aplicables a nuestro país.
    Una lástima……

    Responder
  3. Alfredo Macias

    CAMBIAR DE PROVEEDOR DE ENERGIÁ ELÉCTRICA, EN ARGENTINA, NO ES DIFICULTOSO PARA LOS USUARIOS RESIDENCIALES, ES DIRECTAMENTE IMPOSIBLE!!!

    Responder
  4. Lucas daniel vicentin

    En la facultad aprendí y razono que: Cuando hay una corriente eléctrica quiere decir que se están moviendo los electrones y como los mismos tienen carga negativa, van hacia el positivo. Entonces el sentido físico de circulación es de negativo a positivo.

    Responder

Leave a Reply

  • (will not be published)