Residencial

#Tendencias2021 y lo que podemos esperar este año en gestión energética

La pandemia a la que nos enfrentamos en el 2020 ha tenido importantes efectos en la salud, la economía y en los avances sociales de la última década. Se estima que la contracción de la actividad económica podría ser mayor a la registrada en el periodo de la gran depresión. Por ello es importante implementar políticas para amortiguar el impacto, atender a la población vulnerable y apoyar una reactivación dinámica y sólida, todo esto al tiempo que se mantiene la estabilidad macroeconómica.

La salud

Los gobiernos de los diferentes estados han hecho importantes esfuerzos para subsanar la frágil situación de los sistemas de salud. Esto con el fin de mejorar las condiciones, enfrentar la epidemia y aplanar la curva de contagios. Solo así es posible en la etapa de apertura gradual poder atender los casos y prepararse para administrar una nueva ola.

Para el logro de estos objetivos se le ha asignado al sector público de salud un mayor presupuesto para la adquisición de suministros médicos, incremento de personal, mejora de la infraestructura, además de implementar mejoras operativas y administrativas.

Sin duda alguna, la actual pandemia puede ser un punto de inflexión para la prestación de servicios de salud en México. Tanto la ciudadanía como el gobierno deberán buscar mejorar el sistema de salud, de manera que cuente con mayor cobertura y calidad en centros de asistencia, uso más extendido de tecnologías, y renovada atención de la población sobre hábitos de higiene y alimentación.

El sistema productivo

La actual situación conlleva importantes implicaciones en el proceso de recuperación del sector productivo. Por una parte, al tratarse de una pandemia la recuperación de los países dependerá de la del resto del mundo. Por otra parte, puede haber una importante heterogeneidad en el grado de recuperación entre sectores.

Adicionalmente podría darse un cambio en patrones de comportamiento del consumidor que favorezca a determinadas industrias en detrimento de otras. Por ejemplo, en algunos segmentos de la población podría surgir una preferencia por el ahorro en relación con el consumo o crecer la popularidad de la compra y venta en línea. En las prioridades públicas es posible que se protejan cadenas de valor estratégicas y se busque fortalecer las capacidades científicas locales. Todo esto podría derivar en nuevas oportunidades de negocio. La necesidad de reconvertir industrias, innovar en la forma de trabajar, y acelerar y masificar la transformación digital para garantizar la accesibilidad y seguridad en las transacciones, requerirá habilidades y capacidades técnicas más desarrolladas. Con esto en mente, la innovación, la transformación digital, y la ciencia podrían tomar un nuevo impulso.

Pero, el mundo ha ido evolucionando, con internet como el vehículo principal de comunicación. Con los avances tecnológicos, cada vez más personas tienen acceso a la web. En 2016 el Banco Mundial estimó que más del 40% de la población tenía acceso a dicha herramienta. En 2019, esa cifra subió a 50% ¡La mitad del planeta tiene internet! entonces, ¿por qué no aprovechar ese recurso?

El turismo 

La industria del turismo ha sido una de las más afectadas en esta crisis. Por ello, es particularmente importante trabajar en la competitividad y sostenibilidad del sector.

Esta pausa es una oportunidad para trabajar en diversificar mercados, enriquecer los productos turísticos, y promover la sostenibilidad. Los actores del sector, en particular las pequeñas y medianas empresas, pueden aprovechar este tiempo para fomentar la digitalización de sus actividades. Mediante la adopción de infraestructuras digitales (redes WiFi, internet de alta velocidad), el desarrollo o incorporación en plataformas digitales para compra y venta de paquetes turísticos, la capacitación de los trabajadores en las nuevas tecnologías, y el análisis de datos se puede mejorar la planificación del negocio y de las operaciones. Para la sostenibilidad sería favorable instalar energías renovables, e identificar experiencias locales amigables con el ambiente para los clientes, entre otras medidas.

Lo social y lo laboral 

La vuelta al trabajo post periodo de aislamiento requiere garantizar un protocolo de medidas sanitarias para reducir el riesgo de contagio en el lugar de trabajo. En el caso del trabajo presencial es importante asegurar el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad que han sido diseñados. También la realización de pruebas a los empleados y tomas de temperatura. Finalmente, seguirá siendo necesario promover el teletrabajo y la capacitación a distancia.

En el tema social, resulta importante considerar que los trabajadores en el sector informal son el 60 por ciento del total, con gran variabilidad entre países. Representa entonces un reto el hacer llegar apoyos monetarios y además sitúa a estos trabajadores y a sus familias en una posición más precaria.

La evolución en métodos de obtención de energía

Estamos ante una era en donde la innovación será el factor principal para evitar más daños al medioambiente. Afortunadamente, hoy en día ya existen fuentes renovables de energía y que son cada vez más populares.

El aprovechamiento de la energía solar inició con el efecto fotovoltaico. Posteriormente se logró el descubrimiento de las celdas solares. Actualmente es un producto que se comercializa por todo el mundo. Pasa lo mismo con la energía eólica.

Otros métodos para generar energía eléctrica y que se aplican en nuestros días, es por medio de la operación de termoeléctricas, hidroeléctricas, terminales de ciclo combinado, turbinas de gas, plantas a diésel y las plantas de combustóleo.

México ya cuenta con una combinación de todas ellas. Pero, ¿cómo generar energía en menores espacios, de forma continua y sin contaminar?.

El problema de las plantas solares y eólicas, específicamente, es que no entregan la misma energía de forma constante y continua. Por ello, existen ya en el mercado tecnologías capaces de generar grandes cantidades de energía limpia en menores espacios, las cuales entrarán al mercado en el 2021. Podremos generar energía eléctrica en hogares y empresas sin depender de una red fija. Las tecnologías de autogeneración ya no requerirán de un organismo público que sea el único proveedor.

El futuro está aquí, en el aprovechamiento de electricidad con el uso de generadores, imanes de neodimio, generadores electromagnéticos y más tecnología que ya está en desarrollo y constante perfeccionamiento.

He visto estas aplicaciones y son una realidad. Se está migrando a un enfoque donde la energía sea portátil, más barata que la actual y amistosa con el medio ambiente. El escenario actual respecto al aprovechamiento de la energía, se caracteriza por un territorio favorable en grandes condiciones fisiográficas para su aprovechamiento. El territorio nacional ofrece ventajas enormes respecto a energías renovables. Por ello, el país tendrá que tomar otro rumbo en materia energética, que debe reflejarse en su eficiencia y sustentabilidad.

Si se toma una estrategia energética inteligente, se deberán tener como pilares la seguridad, la eficiencia, la sostenibilidad y la calidad en el suministro. Además, habrá que tomar en cuenta la enorme ventaja que tiene el aprovechamiento energético renovable en cuanto a la generación de empleos, con respecto a los que se pueden alcanzar con las inversiones en sectores tradicionales.

Las energías renovables serán claves de soberanía, de sostenibilidad y de lucha contra el cambio climático. También fungen como el motor para el desarrollo tecnológico de la inversión productiva y del crecimiento económico de toda una nación.

Es momento de cuidar nuestro hogar y al planeta entero. Estamos listos, pero es cuestión de consolidar la inversión pública y privada en nuevas tecnologías.

Espera mi próximo Blog en donde te hablaré sobre 5 estrategias de Marketing en el Internet.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)