Residencial

Encontrar soluciones sostenibles para viviendas energéticamente positivas

Del 21 al 23 de septiembre, estaremos presentes en Rebuild 2021 en Madrid IFEMA, el evento para impulsar la transformación de la edificación. Allí, podréis descubrir los nuevos modelos de vivienda y lo que significan para el diseño del hogar, cómo los diseñadores y arquitectos pueden incorporar estas necesidades e intereses en su trabajo y qué tecnologías se pueden utilizar para contribuir a la sostenibilidad y a una vida más saludable. En este artículo te adelantamos algunos tópicos y productos que podrás descubrir en nuestro stand.

Los hogares consumen más energía de la que nos pensamos. De hecho, se prevé que el consumo de energía en casa aumente un 65% para 2050. Las magnitudes solo las estamos a empezando a ver ahora. Por lo tanto, son fundamentales las políticas, regulaciones y estándares que están saliendo para reducir la huella de carbono y contener el calentamiento global por debajo de 1,5ºC respecto la etapa preindustrial.

La sostenibilidad es una de las prioridades de las Administraciones a nivel mundial. El sector de la construcción residencial es una pieza tan crítica en este rompecabezas del cambio climático que las regulaciones ambientales relacionadas están cambiando constantemente.

Las ventajas sociales y económicas también son muchas: un hogar que cuenta con una mayor eficiencia energética aumenta la calidad de vida de las personas, reduce los costes y mejora sustancialmente tanto la salud como el medio ambiente. Los constructores y los propietarios de viviendas tenéis un rol importante en este escenario, con una hoja de ruta regulatoria establecida, en el camino hacia un futuro energéticamente eficiente.

Un hogar que cuenta con una mayor eficiencia energética aumenta la calidad de vida de las personas.

En Europa, los códigos energéticos para edificios están en fase dinámica en la Energy Performance of Buildings Directive (EPBD). Uno de los requisitos de la EPBD es que los Estados miembros se aseguraran de que, para el 31 de diciembre de 2020, todos los edificios nuevos fueran edificios de consumo de energía casi nulo (nearly zero-energy buildings, NZEB).

En España, las nuevas normativas promueven medidas de mejora de la eficiencia energética de los edificios, en línea con los objetivos del Plan Nacional de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC), que establecen como objetivo a 2030 la rehabilitación de 1.200.000 viviendas reduciendo la dependencia energética y las emisiones de los edificios.

El cambio normativo y las ayudas, como las del PREE y MOVES, están siendo clave para la promoción y puesta en marcha de medidas de mejora de la eficiencia energética de los edificios, a través de las actuaciones en materia de rehabilitación de vivienda contempladas en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Desde cero: construir una vivienda de energía positiva

En este escenario, ¿qué debéis tener en cuenta los constructores a la hora de planificar nuevas viviendas? El terreno sobre el que se construye una casa es lo primero: que tenga una buena exposición solar pero mínima a los elementos, y que sea plano. Además, la orientación de la propiedad debería optimizar las funciones pasivas de calefacción y refrigeración de la casa.

Minimizar el nivel de dependencia de la casa hacia la energía se debe en buena parte al aislamiento y a la ventilación del edificio, que deben reflejar las condiciones climáticas locales. Debéis definir límites térmicos claros en la fase de planificación, acompañados de especificaciones para un aislamiento óptimo de puertas y ventanas.

Sin embargo, es imposible reducir las necesidades de climatización totalmente a cero y, por lo tanto, debéis considerar sistemas que permitan usar energías renovables y que sean más eficientes energéticamente, para la refrigeración, la calefacción u otras necesidades energéticas.

La incorporación de todos estos factores os ayudará a determinar el tamaño óptimo del sistema fotovoltaico para satisfacer las necesidades energéticas de la vivienda que, con la ayuda de un sistema de gestión de energía inteligente, pueda almacenar y distribuir energía de manera coste efectiva cuando la casa lo necesite.

Smart Home

Wiser, es la solución de Schneider Electric para la gestión inteligente de la energía en el hogar.

Una solución solar por sí sola no es suficiente

Las energías renovables han aportado una nueva forma de consumir electricidad. El autoconsumo se produce cuando los edificios/viviendas consumen energía producida por instalaciones cercanas, como paneles fotovoltaicos o mini aerogeneradores, en lugar de depender del sistema convencional de distribución de la electricidad generada en plantas. Esto ayuda a reducir significativamente la huella de CO2 de las viviendas.

No cabe ninguna duda de que el futuro de la energía está en las tecnologías renovables, como la solar y la eólica. Sin embargo, la adopción de tecnologías solares a nivel nacional se ve empañada por un bajo retorno de la inversión; esto se debe a que la mayor parte de nuestro consumo de energía con cargas pesadas ocurre cuando la energía solar no se produce en su punto máximo.

Por lo tanto, no es suficiente que las casas se vuelvan solares. Para maximizar su uso, necesitamos un sistema que pueda gestionar la generación y la demanda de energía de una manera más eficiente, pudiendo ser hibridado con equipos de generación térmica renovable como unidades de aerotermia para minimizar el consumo de la vivienda.

Esto implica una solución inteligente y eficiente que pueda gestionar todas las fuentes de energía y las principales cargas del hogar, para que la mayor parte del consumo se pueda hacer aprovechando la energía solar.

La mayoría de los constructores de viviendas dejan que los usuarios lo resuelvan más tarde, pero ante la necesidad de eficiencia energética y la capacidad de utilizar energías renovables, podéis diferenciaros proporcionando una infraestructura ya preparada y lista para usar.

La buena noticia es que hay una solución. Wiser, la solución de IA de Schneider Electric para la gestión inteligente de la energía en el hogar, puede beneficiar a los usuarios al programar la distribución de energía en el hogar de la manera más eficiente.

No solo permite maximizar el uso de la energía solar al gestionar las principales cargas de forma autónoma cuando la producción solar está en su máximo, sino que también permite integrarse con equipos de almacenamiento o respaldo como baterías, un grupo electrógeno o el propio vehículo eléctrico, para evitar los altos precios y las indisponibilidades de la red.

Se podrá almacenar el exceso de energía solar y distribuir en momentos de gran uso de energía, como cuando la calefacción está encendida o cuando el vehículo eléctrico de los propietarios necesita cargarse, gracias a los sistemas integrados de programación y gestión de recarga.

Esta solución inteligente obviamente ayuda a los propietarios a ahorrar costes, ya que aprovechan mejor su producción solar y, por lo tanto, aumentan el ROI de la instalación, pero también asegura que el consumo de la red se realice en momentos de tarifas bajas, por lo que la factura se minimiza. ¡Todo esto sin comprometer la comodidad y con inteligencia añadida para que el usuario no tenga que preocuparse!

Modernizar las viviendas

Y, ¿qué pasa con las casas que ya existen?

Se calcula que el 80% de las construcciones que habrá en 2050 ya se han construido en la actualidad. Entonces, ¿cómo lo hacemos para transformarlas? La respuesta es la modernización.

El proceso implica la rehabilitación de una casa, al mejorarla mediante el uso de diversas tecnologías digitales y sostenibles. Algunas reformas van desde simplemente aislar la casa y poner ventanas de doble acristalamiento, hasta implementar luces LED e instalar una unidad de aerotermia para aprovechar mejor su energía autoproducida.

Las reformas en los hogares y el interés de los propietarios por conocer sus niveles de consumo energético son aspectos que podemos potenciar.

La llegada de la automatización del hogar le proporciona al propietario la capacidad de ver algo que es intangible en muchos sentidos. Anteriormente, la energía era algo que flotaba en el aire y se daba por sentado. Poder monitorizar y medir el consumo de energía permite un mejor uso y menos desperdicio. Debemos continuar educando a los propietarios para que conozcan mejor su energía.

La definición del hogar del futuro está cambiando. El consumidor de recursos, antes estático y solitario, se está volviendo cada vez más dinámico e interconectado, una entidad en sí misma que puede devolver tanto como sea necesario. La tecnología necesaria para llevarnos a un futuro sostenible ya está aquí y podemos – y debemos aprovecharla.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)