Residencial

Échame un cable: Guía para elegir el interruptor diferencial ideal

Los accidentes más frecuentes en un hogar se producen debido a problemas eléctricos. Por este motivo, todo buen profesional electricista sabe lo importante que es contar con un bien interruptor diferencial, un aparato electromecánico de corte eléctrico que protege a las personas y a sus viviendas.

Un interruptor diferencial puede proteger contra contactos eléctricos indirectos, cuando las partes metálicas accesibles de la instalación están conectadas a una toma de tierra apropiada. Y, cuando su corriente diferencial asignada es menor o igual a 30 mA, también se utiliza como medio de protección complementaria contra contactos eléctricos directos, en caso de fallo de las demás medidas de protección contra los choques eléctricos.

En todo caso, para que funcionen perfectamente, debemos asegurarnos de elegir el más interruptor diferencial correcto.  En este sentido, la norma internacional IEC60755 clasifica cuatro tipos de interruptores diferenciales para aplicaciones en corriente alterna, y los define en función de las corrientes de fuga previstas.

Para este nuevo artículo de Échame un Cable, la serie que Schneider Electric te dedica a ti, profesional electricista, hemos hablado de interruptores diferenciales con nuestros invitados Juan Alberto Pizarro, Standardization Manager, que nos ha asesorado en todos los aspectos relativos a la normativa, y con Raúl Romero, Product Manager, que nos explica el mejor diferencial para cada casuística.

Diferenciales Tipo AC

Los interruptores diferenciales de tipo AC, desarrollados en la IEC 61008-1 y su adaptación española UNE-EN 61008-1, se instalan en circuitos cuyas cargas son aplicaciones de propósito general y van marcados con el siguiente símbolo normalizado:

Diferenciales Tipo A

Los diferenciales tipo A, desarrollados también en la IEC 61008-1 y su adaptación española UNE-EN 61008-1, protegen también los defectos que detectan los dispositivos tipo AC y su uso es recomendado en aquellos circuitos eléctricos específicos donde se prevé conectar equipos eléctricos que puedan generar este tipo de defectos. Dentro de esta tipología, el de mayores prestaciones es en concreto el interruptor diferencial de Tipo A-SI o superinmunizado (SI) que son totalmente inmunes a las perturbaciones eléctricas y que además ofrecen una protección adecuada contra el polvo, los productos químicos, la humedad y otros agentes. Por lo tanto, ofrece una seguridad total y una mayor continuidad del servicio.

Diferenciales Tipo F

Este tipo de diferenciales se desarrollan en la norma IEC 62423 y su adaptación española UNE-EN 62423 y son capaces de proteger frente a defectos de aislamiento que provocan fugas de corriente continua alisada (corriente continua libre de ondulación) de hasta 10 mA superpuesta a la corriente diferencial alterna.

Estos dispositivos también protegen los defectos que detectan los dispositivos tipo A y tipo AC. Por norma deben ser marcados con los siguientes símbolos:

En este caso, destacaríamos los Interruptores diferenciales tipo F-SI, que ofrecen una mayor protección frente a perturbaciones eléctricas y una mayor continuidad de servicio respecto a los de tipo AC. El interruptor diferencial superinmunizado (SI) distingue con mayor concreción los efectos provocados de forma ordinaria por la electrónica de los electrodomésticos. Específicamente frente a posibles riesgos para la instalación y/o las personas. Se recomienda su instalación para la protección de dispositivos que cuenten con componentes electrónicos como bombas de calor, bombas de piscina, unidades de aire acondicionado, secadoras o lavadoras.

Diferenciales Tipo B

Este tipo de diferenciales, desarrollados también en la norma IEC 62423 y su adaptación española UNE-EN 62423, son capaces de proteger frente a defectos que provocan corriente continua alisada de hasta 10 mA superpuesta a la corriente diferencial alterna. Se identifican mediante los siguientes marcados normalizados:

Estos dispositivos protegen los defectos que detectan los dispositivos tipo F, tipo A, tipo AC y, además, también las siguientes casuisticas:

  • Corriente diferencial alterna sinusoidal de hasta 1000 Hz.
  • Corriente diferencial alterna superpuesta sobre una corriente continua alisada de 0,4 veces la corriente diferencial de funcionamiento asignada del dispositivo o 10 mA, según el valor mayor.
  • Corriente diferencial continua pulsante superpuesta sobre una corriente continua alisada de 0,4 veces la corriente diferencial de funcionamiento asignada del dispositivo o 10 mA, según el valor mayor.
  • Corriente diferencial continua pulsante rectificada resultante de dos o más fases.
  • Corriente diferencial continua alisada si se aplica súbitamente o aumenta lentamente.

Dentro de esta tipología destacaríamos los interruptores diferenciales de Tipo B-EV, para vehículo eléctrico, o de Tipo B-SI, es decir, Super-inmunizado.

Ideas claves

Para elegir el diferencial correcto debes tener siempre en cuenta el tipo de cargas que van a ir conectadas en el circuito eléctrico a proteger.

Esta elección debe hacerse caso a caso y no es conveniente “generalizar” con una única solución. En la protección contra el choque eléctrico es necesario subdividir las instalaciones teniendo en cuenta el uso de cada uno de los circuitos, lo que va a garantizar la continuidad de servicio y la adecuación de la protección. De esta manera, se podrá proporcionar una solución óptima en cuanto a coste y beneficio, ya que sobreproteger un determinado circuito es tan poco beneficioso como el protegerlo inadecuadamente.

 


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)