Vehículo eléctrico

Vehículos eléctricos en el Siglo XXI

Por qué estamos más cerca del uso masivo de vehículos eléctricos de lo que piensas

Por Emmanuel Lagarrigue Dra. Mónica Araya . 20 de abril de 2021

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en la página web ITProPortal, y su traducción y adaptación al español fue revisada y corregida por Federico Alejandro Vazquez Saraullo y Anabella Cecilia Gena

.

Si aún piensas que la adopción de los vehículos eléctricos (VE) es una posibilidad remota, piénsalo bien. No faltan muchos años para que los consumidores, o los administradores de flotas corporativas, opten por la electromovilidad, en lugar de comprar autos con caño de escape.

Vehículos eléctricos en la actualidad

Por el momento, hay solo 10 millones de VE en las carreteras del mundo, que constituye solo una pequeña parte del stock total de 1000 millones de unidades a nivel mundial y de las ventas globales anuales de vehículos. Sin embargo, las ventas de vehículos eléctricos están aumentando rápidamente. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) que trabaja conjuntamente con los países para diseñar políticas energéticas estima que, los vehículos eléctricos deberían representar entre el 8 y el 9 por ciento del stock global para el año 2030. Eso significa que en menos de nueve años habrá 130 millones de vehículos eléctricos en los caminos del mundo.

El crecimiento de los VE por país y por fabricante es fluido y cambia con rapidez. En 2020, Europa se impuso sobre China como el impulsor global de ventas de automóviles eléctricos por primera vez en cinco años. La empresa Volvo anunció recientemente que por primera vez los vehículos eléctricos constituyeron más de un tercio de sus ventas en la UE (Unión Europea). GM anunció que, con posterioridad a 2035, dejará de vender automóviles a gasolina y diésel.

Su adopción

La velocidad de la transición hacia la adopción de vehículos eléctricos no solo revitalizará los lentos mercados automotrices actuales y promoverá el crecimiento de las marcas que logren transformarse en la próxima década; también abordará con urgencia los desafíos climáticos actules, acelerando la transición a la energía limpia y aumentando la electrificación.

Durante la última década, los vehículos eléctricos han estado a la vanguardia de la industria automotriz impulsados por entusiastas pioneros o ambientalistas . Ahora, será cada vez mayor la demanda por parte de consumidores, empresas, inversores, y promotores inmobiliarios que pueden hacer aún más para fomentar y aumentar su adopción con mayor rapidez.

Benefícios de la implementación de la electromovilidad

La electrificación y la descarbonización del transporte vial y de los sistemas de energía proporcionarán beneficios ambientales, económicos y para la salud ya que reducirán la contaminación del aire en ciudades densamente pobladas, contribuirán a la diversificación de la energía y disminuirán las emisiones de carbono. El planeta estará mejor, las ciudades serán menos ruidosas, el espacio urbano será más limpio y los ciudadanos disfrutarán una vida mejor.

Los vehículos eléctricos son la opción 

Hoy en día, las meras finanzas, los avances tecnológicos y las eficiencias proporcionan el impulsor racional (IQ) para la adopción de los vehículos eléctricos.

En primer lugar, con relación a los impulsores financieros, los gobiernos están aprobando cada vez más medidas de incentivo basadas en paquetes de estímulo, ya sea como subsidios directos o deducciones fiscales. Estos compromisos claros ofrecen apoyo a largo plazo para impulsar las ventas de VE tanto para los fabricantes de automóviles como para los consumidores. Noruega es, indudablemente, el pionero aquí, ya que ofrece incentivos desde 1990 para poder cumplir con éxito su objetivo 2025 que el 100 por ciento de los vehículos tenga cero emisiones de carbono. Sus municipios también fomentan la transición mediante iniciativas tales como el estacionamiento gratuito para vehículos eléctricos y el acceso exclusivo a carriles para autobuses.

Baterias y estaciones de carga

Por otra parte, a medida que disminuya el costo de las baterías y mejore el costo total de propiedad (TCO) de los vehículos eléctricos (debido al mantenimiento y al abastecimiento más baratos), se reducirán tanto los precios de transacción como los costos de funcionamiento de dichos vehículos, lo que se traducirá en una propuesta más atractiva.

A medida que mejoren las tecnologías de los VE, mejorará también su adopción. Durante mucho tiempo, la principal preocupación que ha frenado a los compradores potenciales ha sido la autonomía del vehículo. Se puede ganar la confianza del conductor mediante baterías más baratas y de mejor rendimiento, para extender su vida útil operativa.

Pero lo que cambiará las reglas del juego serán las estaciones de carga. La expansión gradual de la infraestructura que hoy es limitada ayudará a impulsar la demanda de los consumidores. Contar con un acceso más fácil a opciones de carga rápida responderá a las necesidades de abastecimiento cuando se esté en la carretera.

Todo esto significa que los VE se están convirtiendo en una opción cada vez más viable tanto para compradores privados como para operadores de flotas. Las empresas que poseen grandes flotas entienden que los vehículos eléctricos son la opción más barata hoy en día. En el caso de las flotas de reparto, han analizado los costos totales de la vida útil de los vehículos y reconocen el atractivo que ofrecen los VE.  Las camionetas de reparto están liderando este cambio, ya que no tienen que enfrentar los desafíos de autonomía  y sus patrones de carga son relativamente predecibles y manejables. Más de 100 empresas se unieron a la iniciativa EV100 de The Climate Group, y se comprometieron a electrificar sus flotas, simplemente porque tiene sentido desde el punto de vista comercial.

La inteligencia emocional sellará el acuerdo 

Para lograr un éxito verdadero, los factores emocionales (EQ) no financieros deben entrar en juego.

Las empresas se ven cada vez más presionadas de tomar los objetivos ambientales y sociales con la misma seriedad que los objetivos de ganancias e ingresos.

Las marcas de automóviles están comenzando a cambiar su imagen de fabricantes de SUV que consumen mucho combustible y esparcen dióxido de carbono para centrarse en los VE. Esto generará un atractivo emocional entre los compradores privados. Líderes en tendencias como Tesla han logrado grandes avances en la disrupción de la industria con su propia marca de innovación visionaria; otros, como GM, los siguen de cerca gracias a sus grandes compromisos relativos al carbono.

Todavía queda un largo camino por recorrer hasta que la nueva flota de automóviles del mundo sea completamente eléctrica, pero un ciclo virtuoso está cobrando impulso. Dada la cantidad de CO2 que emiten los automóviles y los camiones de hoy, resulta clave acelerar la transición para responder al desafío climático.

A medida los vehículos eléctricos continúan ganando impulso, el planeta está un paso más cerca de ganar la carrera y lograr el nivel de cero emisiones de carbono.

Emmanuel Lagarrigue, Chief Innovation Officer, Schneider Electric

Monica Araya, Climate Champions Transport Lead, Naciones Unidas

Recursos

Para ampliar la información sobre vehículos eléctricos, y las estaciones de carga se recomienda al lector/a acceder a los siguientes recursos:

 


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)