Vehículo eléctrico

Movilidad Eléctrica y hoteles: tipos de punto de recarga, sistemas de pago, balanceo de las cargas y un mejor servicio para sus clientes

Disponer de puntos de recarga para vehículos eléctricos en hoteles y establecimientos turísticos será obligatorio tal y como establece el Real Decreto Ley 29/2021. Te detallamos los requerimientos de la norma, cómo impacta a tu sistema eléctrico y a la gestión de cargas y que requisitos tiene que cumplir tu instalación para que sea flexible y escalable.

Este verano marcará un punto de inflexión en la gestión de la movilidad eléctrica por parte del sector turístico, ya sean hoteles, campings o restaurantes. Como apuntan varios think tanks del sector, disponer de puntos de recarga para vehículos eléctricos es una variable que cada vez pesa más en la decisión del cliente.

¿Qué está generando esta mayor demanda?

  • En 2021 se matricularon en Europa 1,2 millones de vehículos eléctricos y algo más de 1 millón de vehículos híbridos, según los datos de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA).
  • Las empresas de alquiler de vehículos, que durante 2020 se vieron obligadas a deshacerse de parte de su flota, están optando por vehículos con emisiones cero, conscientes de la mayor demanda por parte de los usuarios y de la mayor presión regulatoria. Es el caso, por ejemplo, de Europcar Mobility Group que ya ha comunicado que a final de 2023 un tercio de sus vehículos serán eléctricos o híbridos. O la firma por parte de Hertz de un acuerdo con Tesla por el que incorporarían 100.000 Tesla en 2022 a su flota.
  • En el caso de los coches de empresa, son ya muchas las compañías -entre las que se incluye Schneider Electric- que en línea con sus compromisos de sostenibilidad han anunciado la migración paulatina a una flota de vehículos corporativos 100% eléctricos.

La recarga de estos vehículos se hará de forma mayoritaria en destino -es decir, en el punto de alojamiento- y básicamente durante la noche.

Disponer de puntos de recarga es solo la punta del iceberg. Los hoteles podrían llegar a necesitar hasta un 40% más de electricidad para dar respuesta a estos requerimientos. Será necesario gestionar de forma inteligente las cargas -para evitar congestionar la red y poner en peligro otros servicios-, establecer sistemas de pago, evitar los picos de consumo y reducir las labores de mantenimiento y gestión de este nuevo servicio.

Cubriremos a continuación los aspectos básicos a tener en cuenta en el momento de decidir instalar puntos de recarga de vehículos eléctricos en un hotel o camping. Si necesitáis entrar con mayor profundidad, o preferís formato vídeo, os invitamos a ver este webinar.

Regulación de recarga de vehículos eléctricos en edificios de uso no residencial. ¿Qué normativa debo tener en cuenta si gestiono un hotel?

El Real Decreto Ley 29/2021 incorpora nuevas exigencias para todos aquellos edificios de uso distinto al residencial privado y que dispongan de una zona de uso con más de 20 plazas existentes -ya sea en interior o en exterior- y en su artículo 4 establece las dotaciones mínimas de las que deberán disponer:

  • Un punto de recarga por cada 40 plazas de aparcamiento o fracción, hasta las 1000 plazas. Es decir, si un parking dispone de 123 plazas deberá contar con 4 puntos de recarga.
  • A partir de las 1000, se requiere 1 punto de recarga más por cada 100 plazas adicionales o fracción.

La instalación deberá cumplir además con los requerimientos que se contemplan en el Real Decreto 842/2002 para instalaciones de baja tensión, en el que se establecen las potencias máximas, requerimientos especiales en caso de parkings con alta humedad o sin ventilación, etc.

¿Cómo elegir el tipo de punto de recarga?

El primer punto a confirmar es que el sistema de recarga sea altamente compatible y que cuente con el IEC 61851 Edición 3 y que esté preparado para la ISO 15118.

Más allá de si necesitaremos un modelo de pared o un modelo de suelo, o si vamos a optar por puntos que permitan la recarga simultanea de más de un vehículo, necesitaremos tener en cuenta elementos como:

  • La escalabilidad de la solución y la solvencia del fabricante son elementos básicos, que nos tienen que permitir que nuestra infraestructura crezca a medida que lo haga la demanda sin tener que modificar tu instalación eléctrica, el software o los cargadores. En el caso de nuestras soluciones de cargadores, permiten aumentar hasta 1.000 puntos de recarga sin tener que cambiar la distribución eléctrica.
  • Disponer de acceso por medio de tarjetas RFID, con IP55 para instalaciones en el exterior con certificado MID para poder realizar cobros a los usuarios.
  • Integrable con los sistemas de control y gestión energética ya existentes en el edificio, o con los sistemas futuros que se quieran instalar.

¿Cómo se gestionan los picos de consumos y se garantiza la estabilidad en el suministro eléctrico de la infraestructura?

El punto de recarga es solo la punta del iceberg, realmente la complejidad está en la gestión de la red para evitar los picos de consumo y garantizar la estabilidad del suministro eléctrico a todos los equipos críticos, independientemente del número de vehículos que estén en ese momento conectados.

Imaginemos un parking en el que no se han tenido en cuenta la gestión de las cargas y en el que todos los vehículos conectados empiezan a cargarse de forma simultánea y a máxima potencia. Esta energía adicional que van a requerir, sumada a las cargas normales que tengamos en la operativa del hotel nos creará una sobrecarga que puede poner en peligro la estabilidad del sistema, y además superaremos nuestra potencia máxima contratada, con un impacto directo en nuestra factura energética.

Es necesario que nuestro sistema nos permita gestionar las cargas. Esta gestión puede ser estática o dinámica, estableciendo un límite de potencia y solo se utiliza la energía restante disponible para la carga de vehículos eléctricos conectados. Estas soluciones además nos permiten configuraciones de carga en horarios predefinidos para optimizar la tarifa eléctrica.

A medida que aumente la adopción de vehículos eléctricos y crezca nuestra infraestructura, necesitaremos ir un paso más allá de la gestión de cargas y apostar por una gestión inteligente, que nos permite a partir de lógicas proactivas programar y pronosticar las necesidades optimizando las cargas. Explicado de forma sencilla, cada vehículo conectado a la estación de recarga, puede seguir un perfil determinado, que tenga en cuenta las necesidades de nuestro cliente (por ejemplo su hora de salida), si tiene activado un servicio premium y hay que priorizar su carga… además este tipo de sistemas inteligentes nos permiten lograr importantes ahorros OPEX, optimizando por ejemplo las cargas con nuestra propia generación renovable y utilizando tarifas eléctricas dinámicas para una carga rentable.

Quedan aún preguntas por responder: ¿Cómo se puede gestionar el pago de este nuevo servicio?; ¿Cómo se puede integrar con los sistemas que utilizan ya tus equipos para el control de la infraestructura?; modelos de inversión disponibles; subvenciones a las que podemos optar que abordamos en nuestro webinar.


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)