Verde/Sostenibilidad

Sostenibilidad para el crecimiento: por qué la fabricación verde es crucial para un futuro con bajas emisiones de carbono

El cambio climático es indiscutible, así como su impacto en los recursos invaluables pero limitados de nuestro planeta. De hecho, esta es una de las paradojas más apremiantes de nuestro tiempo: ¿Cómo nos esforzamos por el crecimiento industrial y al mismo tiempo somos conscientes del impacto ambiental tradicional de la productividad?

Debemos encontrar el equilibrio correcto. Todos sienten esta urgencia. El mundo está en una vía rápida para consumir los recursos de cuatro Tierras para 2050. [1] Un informe reciente de las Naciones Unidas también advirtió que las emisiones de CO2 deben reducirse casi a la mitad para 2030 para proteger al planeta de las amenazas adicionales del cambio climático [2]. Tome nota: son solo 10 breves años.

Sin duda, el momento del cambio es ahora. La fabricación verde, una tendencia industrial emergente con un futuro alcanzable a largo plazo para la sostenibilidad, aborda estos desafíos ambientales a nivel sistémico. Responde al llamado a la acción.

¿Qué es la fabricación ecológica?

En resumen, la fabricación ecológica se trata principalmente de cambiar las prácticas comerciales y de fabricación, así como la mentalidad de las partes interesadas, para mitigar el impacto industrial del cambio climático y otras preocupaciones ambientales. Verde no es una palabra hueca. Hay formas tangibles de impulsar prácticas sostenibles tanto dentro de las instalaciones de fabricación, a través de la cadena de suministro como a través de la base de clientes.

La Cuarta Revolución Industrial y el Internet de las Cosas Industrial (IIOT) presentan nuevas oportunidades para desbloquear innovaciones de procesos para desarrollar materiales sostenibles y respetuosos con el medio ambiente; descarbonizar energía; aprovechar la innovación digital para hacer más con menos; y extender el ciclo de vida de los bienes dentro de un marco de «cero desperdicios en vertederos».

¿Cuáles son los resultados?

  • Uso reducido de recursos naturales y energía;
  • Una huella de carbono más baja en todo el mundo;
  • Avances tecnológicos que optimizan la eficiencia, la resistencia y la sostenibilidad en todo el ciclo de vida de fabricación, incluida la cadena de suministro; y
  • La construcción de una base sólida para una economía circular global.

Desarrollar nuevos materiales

Existe un potencial significativo para sustituir materiales con alto contenido de carbono por otros con menos uso de carbono. En el sector de la construcción en general, por ejemplo, es posible utilizar madera o concreto a base de puzolanas en lugar de cemento Portland para mitigar la contaminación. También es posible mejorar los sistemas de procesamiento de materiales. Por ejemplo, además de utilizar materiales electrónicos más ecológicos, como materiales biológicos innovadores, las compañías electrónicas ahora pueden incorporar envases ecológicos. Un ejemplo de ello es el empaque de paja de trigo, que puede generar un ahorro del 40% en energía y una reducción del 90% en el agua requerida para la producción. [3]

Las empresas pueden y deben adoptar el etiquetado ecológico para que los consumidores y usuarios finales sepan cuál es su posición. En el caso de Schneider Electric, utilizamos una etiqueta y herramienta ecológica para garantizar la transparencia en el cumplimiento normativo, los perfiles medioambientales del producto y las instrucciones de finalización de la vida útil del producto. Y en los próximos años en los segmentos de fabricación, busque los avances de blockchain para mejorar la trazabilidad ecológica.

Descarbonizar la energía

La gran recompensa de una postura de fabricación ecológica es el ahorro de energía. Aquí, los beneficios ambientales y comerciales van de la mano. Vemos un futuro brillante para la descarbonización de la energía. El último informe de la Comisión de Transiciones Energéticas (ETC, por sus siglas en inglés) «Misión posible» declara que alcanzar emisiones netas de CO2 a mediados de siglo es una visión muy real. Este objetivo puede lograrse en gran medida mediante la descarbonización de la energía y la electrificación de los procesos. El costo de la descarbonización también se puede reducir significativamente al restringir el crecimiento de la demanda de transporte intensivo en carbono (a través de una mayor eficiencia logística y cambio modal) .4

Con la innovación de procesos digitalizados, incluso las industrias que demandan energía, como la producción de concreto, pueden impulsar prácticas más eficientes y amigables con el clima. China National Building Materials Group es un modelo en este sentido, reduciendo el uso de energía en un 10 por ciento.

Entregar innovación digital

Gracias a la tecnología IIoT y al desarrollo de dispositivos inteligentes conectados, los fabricantes pueden priorizar proyectos de eficiencia de recursos junto con objetivos de productividad. Los activos conectados a lo largo de una instalación pueden proporcionar información sobre el uso de energía en tiempo real e histórico, lo que permite a las empresas industriales optimizar la energía y los recursos desde una perspectiva final. Y cuando la energía se encuentra entre los principales gastos de una empresa, esta visión es crítica.

Producir materiales de alto rendimiento en las plantas de Saint-Gobain, por ejemplo, requiere grandes cantidades de energía. A través de la innovación digital, Saint-Gobain tiene un objetivo realista de frenar el uso de energía y, a su vez, reducir las emisiones de carbono en un 20 por ciento para 2025. El crecimiento sostenible es posible.

Para hacer nuestra parte en el panorama de los recursos globales, Schneider Electric implementa soluciones a lo largo del ciclo de vida de nuestros propios productos para mejorar el uso y extender su vida útil. El programa Smart Factory de Schneider aplica nuestras propias soluciones EcoStruxure ™ en toda nuestra cadena de suministro global para impulsar la eficiencia tanto operativa como energética. Estas ofertas también nos permiten cuantificar las emisiones de CO2 de nuestros clientes para reducir aún más las emisiones globales. números. Nuestro objetivo es evitar la emisión de 100 millones de toneladas de emisiones de CO2 entre 2018-2020.

Liderar una economía circular

Pero no se confunda: la fabricación ecológica se trata de algo más que aprovechar la producción de materiales de alta tecnología y presionar por prácticas de eficiencia energética. Requiere un cambio fundamental en el viaje de mercancías. Sabemos que el viaje de fabricación tradicional es lineal: un camino directo desde la cuna hasta el vertedero en el que se fabrican, usan y tiran productos. A veces, ni siquiera se llevan al mercado. Es hora de remodelar el status quo.

El viaje de fabricación verde, por el contrario, es circular. Va más allá del enfoque 3R de «reducir, reutilizar, reciclar» hacia un enfoque 5R: «reparar, reutilizar, restaurar, refabricar y reciclar», lo que impulsa un uso optimizado de los recursos y una vida útil más larga de los productos. Lograr «cero desperdicio en el vertedero» es posible.

Schneider se ha comprometido a recuperar el 100 por ciento de nuestros desechos industriales en nuestros 200 sitios de fabricación para 2030. Además de los beneficios ambientales, nuestros modelos de negocio circulares también han dado como resultado ingresos circulares del 12 por ciento y un crecimiento continuo. Y Whirlpool, un fabricante mundial de electrodomésticos, tiene como objetivo lograr un ahorro de tres años de $ 1 millón a través de prácticas de reciclaje mejoradas.

Colaborando por el bien de la mayoría

Cuando se trata de hacer un cambio significativo, todos estamos en eso juntos. Un enfoque empresarial extendido es esencial. Podemos mirar a Shanghai como modelo aquí. Además de las empresas, Shanghai está reuniendo a las partes interesadas gubernamentales y educativas para avanzar en la fabricación ecológica como una prioridad municipal.

Shanghai está buscando una combinación estratégica de inversiones en I + D, asociaciones con universidades, colaboraciones de empresas locales y multinacionales y centros de innovación para establecer objetivos de sostenibilidad ardientes y, lo que es más importante, tomar medidas de colaboración para alcanzarlos. Shanghai también ofrece un profundo grupo de talentos, compromiso municipal con el crecimiento sostenible, infraestructura pública y privada para los ecosistemas de innovación, y una base sólida para desarrollar la excelencia de fabricación sostenible de la próxima era. Estas medidas han transformado rápidamente la ciudad en un centro de fabricación ecológica que todos podemos considerar como modelo.

Adaptándose para el futuro

Permítanme ser claro: la fabricación ecológica es simplemente un buen negocio. Ofrece avances revolucionarios en productividad y eficiencia sin los inconvenientes de los residuos o la contaminación. El crecimiento económico puede y debe estar desacoplado de la degradación ambiental. El verdadero poder de la fabricación sostenible se revelará cuando toda la industria comience a separarse una de la otra, acelerando así el planeta hacia una realidad baja en carbono. Esta misión verde es posible.

[1] Business Council for Sustainable Development, “CEO Guide to the Circular Economy,” June 2017 http://docs.wbcsd.org/2017/06/CEO_Guide_to_CE.pdf
[2] From 2010 levels. UN Intergovernmental Panel on Climate Change, “Summary for Policymakers of IPCC Special Report on Global Warming of 1.5°C approved by governments,” October 2018 https://ipcc.ch/news_and_events/pr_181008_P48_spm.shtml
[3] World Economic Forum White Paper, “Driving the Sustainability of Production Systems with Fourth Industrial Revolution Innovation,” January 2018, http://www3.weforum.org/docs/WEF_39558_White_Paper_Driving_the_Sustainability_of_Production_Systems_4IR.pdf

No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)