Verde/Sostenibilidad

El gran pacto de la Economía Sostenible en el Cloud Europeo

El sector de los centros de datos se ha colocado a la cabeza de la sostenibilidad en Europa. Recientemente, los principales actores del sector de los proveedores de servicio en la nube han firmado un Pacto Europeo para que los centros de datos sean climáticamente neutros en 2030. Amazon Web Services, Google, Equinix, Interxion, Atos, Data4, NTT, Aruba, OVHCloud, Gigas y así hasta 25 empresas y 17 asociaciones han alcanzado este acuerdo sin precedentes.

Todo esto está completamente alineado con los compromisos de la Unión Europea, que se ha propuesto ser “carbón neutral” en 2050. Para poder cumplir con este objetivo, es necesario que las energías renovables se desarrollen para dar respuesta al menos al 50% de la demanda de energía eléctrica en 2030, al 60% en 2040 y al 80% en 2050.

Teniendo esto en cuenta, debemos calcular un aumento del consumo de energía eléctrica del 70% en 2040, respecto a 2015, lo cual implica indudablemente fuertes inversiones en el sector.

A día de hoy, muchas empresas del sector ya son pioneras en estrategias sostenibles, realizando una gestión de compra de energía limpia a través de los distintos mecanismos existentes (PPAs, RECs…), habiendo realizado grandes esfuerzos en el pasado para cambiar la visión global de los centros de datos como responsables del efecto invernadero, al ser centros electrointensivos. Algunos buenos ejemplos de cómo los PPAS pueden impulsar las energías renovables en los centros de datos serian el de Digital Realty así como el de Iron Mountain.

En un futuro inmediato será frecuente, por lo tanto, encontrarnos con sistemas de generación de energía renovable integrados en los diseños de las nuevas infraestructuras de los centros de datos. Por poner un ejemplo en este sentido, DCD informaba que Google ha contratado a una empresa de paneles solares de Croacia para implantar 120.000 paneles en sus instalaciones centrales de control ubicadas en California.

Microgrid para centro de datos

Gracias a la transformación digital, ya disponemos de tecnologías como las microgrids, que nos permiten gestionar la descentralización de la energía, lo que resulta fundamental para incorporar masivamente las energías renovables, como la solar térmica, la eólica o la fotovoltaica. Las microgrids son un conjunto de cargas interconectadas y recursos energéticos distribuidos, que actúan como una única entidad controlable respecto a la red, de la que pueden conectarse y desconectarse para permitir la operación tanto conectadas a la misma como aisladas de ésta.

Así, las microgrids posibilitan un uso inteligente de la energía, permitiendo su almacenamiento, consumo o reinyección en la red en función de los precios de mercado. La Inteligencia Artificial aplicada en estas soluciones permite asimismo modelizar el comportamiento de las cargas IT y su evolución diaria, incorporar previsiones meteorológicas que permitan estimar la producción de energía y por otro lado simular la curva de oferta y demanda esperadas para ese mismo periodo, pudiendo realizar una planificación estratégica del modo de funcionamiento más rentable.

La guinda del pastel sería aprovechar la acumulación de energía de esta microgrid para poder cubrir los picos de demanda de cargas IT durante el día, reduciendo por tanto el estrés de los componentes de distribución eléctrica y alargar su vida útil. Principalmente afectaría a SAIs, ATS y elementos de protección aguas arriba de la conexión con la microgrid. Esta tecnología se conoce como “peak saving” y permite ahorros adicionales al poder disminuir el término de potencia contratada en la factura de la luz.

Además, las microgrids pueden suponer una mejora en la disponibilidad y resiliencia de los Centros de Datos, ya que permiten funcionar durante ciertos periodos de manera independiente de la red (modo isla), incrementando las alternativas de suministro de energía a la infraestructura (redundancia adicional de la topología eléctrica).

Como es obvio, todas estas iniciativas mejoran la huella de carbono de estas empresas, pero al mismo tiempo les permitirá reducir sensiblemente su coste energético, siendo éste uno de los principales componentes dentro de los costes del ciclo de vida de un CPD. Por lo que la estrategia les permitirá ser más competitivos, dentro de un sector cada vez más agresivo en cuanto a precios y plazos de implantación.

Finalmente, me alegra ver que este acuerdo también contempla un uso responsable del agua y la reutilización del calor residual generado en este tipo de entornos.

Volveremos a ver diseños de instalaciones de refrigeración condensadas por agua para habilitar la recuperación de calor. Alguno de los grandes proyectos que acabarán su implantación en 2021 ya integran este tipo de tecnologías.

Una representación de un Centro de Datos con una microgrid integrada.

Una representación de un Centro de Datos con una microgrid integrada.

La tecnología ya está disponible. El reto, por tanto, será integrar todos estos sistemas dentro de estas infraestructuras críticas sin impactar en su disponibilidad ni penalizar su topología prevista.

Schneider Electric, a través de su departamento de servicios energéticos está actualmente realizando la gestión de compra de energía a nivel mundial de grandes empresas del sector, como Interxion o Equinix.

Si requieres más información ruego te dirijas a  https://perspectives.se.com/latest-perspectives/contact-us


No Responses

Leave a Reply

  • (will not be published)